Actualidad

Así será el regreso a las calles de los coches compartidos

Zity reanudará su actividad en Madrid el próximo día 20 con estrictas medidas de seguridad y nuevos servicios.

Madrid

Los coches compartidos vuelven a circular por las calles de Madrid.

El transporte individual se confirma como el más seguro para evitar los riesgos de un posible contagio de la covid-19. En este entorno, los servicios de coche compartido deberían jugar un papel primordial en la movilidad urbana, aunque el desafío pasa por conocer cómo afrontarán los usuarios utilizar un vehículo que previamente ha pasado por las manos de otras personas.

Poco después de activarse el estado de alarma el pasado 14 de marzo, las compañías que operan en todo el país cesaron su actividad como respuesta inevitable a las limitaciones de circulación de personas y vehículos. El próximo miércoles día 20, Zity será la primera en volver a dar servicio en Madrid, la única ciudad en la que hasta ahora operaba: ese mismo día, la empresa participada por Renault y Ferrovial empezará a funcionar en París.

En Zity son conscientes del nuevo escenario en el que deberán desenvolverse y se han preparado para asumir los retos de esta etapa cargada de incertidumbres. Así lo explica Javier Mateos, consejero delegado de la compañía: “Fuimos los primeros en parar con el estado de alarma porque para nosotros la seguridad de nuestros clientes y trabajadores es prioritaria. Ahora creemos que estamos preparados para volver a la actividad. Hemos puesto en marcha los procedimientos operativos y nuevas normas de uso para ofrecer un servicio con todas las garantías”.

Respecto a las posibles reticencias de algunos usuarios, Mateos considera que se encuadrarán dentro del proceso general de adaptación a una nueva normalidad: “Es evidente que todos deberemos acostumbrarnos a una realidad diferente, que además ha venido para quedarse no sabemos cuánto tiempo. El coche compartido ofrece, obviamente, mayor seguridad que otros transportes colectivos, pero en cualquier caso debemos apelar a la responsabilidad personal, a otra forma de relacionarnos y actuar que nos permita asumir los menos riesgos posibles. No creo que compartir un coche sea más delicado que coger el ascensor o entrar en un bar”.

Pese a ello, en Zity han introducido varias novedades para la reanudación del servicio, tanto de protección como de ventajas para los 325.000 usuarios que tienen en la capital. Entre las primeras, la compañía insta a sus clientes a comprobar su temperatura corporal antes de ponerse al volante de uno de sus coches, desaconsejando hacerlo si esta supera los 37 grados centígrados. Además, será obligatorio el uso de mascarillas y aconsejable el de guantes.

Zity

Uno de los Renault Zoe de la empresa. / Zity

En cuanto a la ocupación de sus 800 Renault Zoe, la empresa se ciñe a lo estipulado por la legislación: podrán desplazarse dos personas si no pertenecen al mismo núcleo familiar, sentadas cada una en una de las filas de asientos, mientras que si se trata de individuos que comparten domicilio se podrán ocupar las cinco plazas disponibles.

Higienización de vehículos

Otro aspecto clave para Zity será el mantenimiento y desinfección de los vehículos. Para ello han reforzado los protocolos de higienización, que se realizará en todas las unidades cada 48 horas en la base de la empresa, con una profunda limpieza exterior e interior con productos homologados, completándose el proceso con la aplicación de una máquina de ozono.

Además, la compañía desplegará un servicio de limpieza itinerante, en el que operarios convenientemente dotados con equipos de protección individual trabajarán diariamente en la higienización de los coches.

La imposibilidad de realizar este proceso completo entre cada utilización ha llevado a Zity a proponer fórmulas de alquiler a más largo plazo y a precios ajustados. Así, los usuarios que lo deseen podrán disponer de un Renault Zoe hasta durante tres días, con precios de 30 euros para una jornada, 50 euros para dos y 60 euros para ese máximo de tres. La aplicación de la compañía elegirá en cada momento la tarifa más ventajosa para el cliente, pasando de una a otra de forma automática en función del tiempo de conducción. En este supuesto del larga duración, será el propio cliente quien deba controlar la autonomía del vehículo, puesto que la recarga seguirá estando exclusivamente en manos de la empresa.

De forma temporal y para incentivar el uso del coche compartido, el precio mínimo por minuto (que varía en función de la demanda) se reduce, pasando de los 0,21 euros anteriores a los 0,17 euros a partir de la reactivación del servicio. Además, algunas unidades se identificarán específicamente para indicar a los clientes que se pueden reservar a ese precio mínimo garantizado, independientemente de otros factores.

Por último, Zity amplía durante este periodo excepcional el área de movilidad de sus vehículos a todo el perímetro interior de la M-40. Se incluyen así barrios como San Blas, Barajas o Valdebebas, cubriendo un área de más de 200 kilómetros cuadrados. Los Zoe, con una autonomía eléctrica de 300 kilómetros, también se pueden conducir fuera de las zonas de estacionamiento (aunque no depositarse en ellas), en cuyo caso el cliente asume un suplemento de un euro por servicio. El único destino que está prohibido por el momento es el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no