Actualidad

‘Renting’ para todos

El sector espera crecer en la segunda mitad de 2014 con nuevos frentes de batalla: extensión a pymes y particulares, adaptación a cada usuario y apuesta por la tecnología eléctrica

‘Renting’ para todos

Como otros muchos sectores económicos, las compañías de renting instaladas en España no se cansan de mirar al horizonte tratando de ver esas mejoras que se auguran desde las instancias políticas. Tras un ejercicio marcado por la continuidad en la caída de la flota de vehículos (-7,4%), situándose ligeramente por encima de las 400.000 unidades, y a pesar de que las matriculaciones han aumentado respecto a las de 2012, esperan “tocar fondo” durante este primer semestre y empezar a remontar en la segunda mitad del año. Como aspecto positivo hay que citar el incremento de la inversión en compras de vehículos nuevos, que se elevó a 2.212 millones de euros, un 11,12% más que en el ejercicio anterior, mientras que la facturación descendía un 6,84% al situarse en 3.556 millones de euros.



Para situarse


¿Qué es el renting de vehículos? Es un contrato de alquiler a largo plazo por el que se paga una cuota fija periódica que da derecho a la utilización de un vehículo, corriendo a cargo de la compañía los costes derivados de su gestión y el mantenimiento.

¿Está limitado su acceso? No. Puede ser contratado por cualquier empresa, trabajador autónomo o particular, aunque las ventajas fiscales se limitan a los dos primeros.

¿Qué factores determinan el precio? Fundamentalmente, el modelo elegido, el kilometraje acordado y los servicios contratados.

¿Cuánto dura el contrato? Suele oscilar entre 36 y 48 meses, pero durante los últimos años se ha prolongado hasta los 60 meses como consecuencia de la crisis.

¿Cuáles son los principales servicios que ofrece? Además de acciones administrativas como la compra, matriculación y transporte al lugar de entrega, de la carta de servicios que se ofrecen pueden destacarse: mantenimiento preventivo y reparación de averías, sustitución de neumáticos, seguro contra siniestros y robo, asistencia en carretera, vehículo de sustitución, y reclamación de multas.

¿Qué limitaciones tiene? La compañía de renting no se hace cargo del combustible, de la limpieza, del importe de las multas, ni de las reparaciones de daños provocados por el incumplimiento de las instrucciones del fabricante o por un mal uso del vehículo. Las reparaciones deberán realizarse en los talleres señalados por la compañía.

¿Qué beneficios fiscales tiene? En el caso de empresas y autónomos se considera un gasto deducible tanto en el impuesto de sociedades como en el IRPF. El IVA es deducible en función del uso laboral o particular. Se establece una presunción del 50% que puede alcanzar el 100% en determinados casos.

¿Cuáles son las principales obligaciones? Además de satisfacer la cuota establecida, el contratante deberá someterlo a los mantenimientos necesarios, incluida la ITV, y comunicar a la compañía de renting cualquier incidencia que afecte a su conservación.

¿Qué opciones hay al finalizar el contrato? Hay tres posibilidades: ampliar el periodo contratado, devolver el vehículo a la compañía con la posibilidad de contratar uno nuevo o solicitar la compra del mismo.



No se cansan tampoco de ensalzar sus cualidades frente a otros sistemas de adquisición o uso del automóvil, pero son conscientes de su estrecha relación con la salud económica general que han provocado las caídas registradas en los últimos años, y solicitan también el apoyo administrativo con su inclusión en los próximos planes de rejuvenecimiento del parque que pudieran sustituir a los actuales PIVE y PIMA Aire.

Gancho publicitario

En sus conversaciones con la Administración llevan ya algún tiempo también solicitando la exención del impuesto de matriculación de sus vehículos, una medida que afectaría únicamente a un tercio de su flota, con escasa repercusión económica por tanto, pero que serviría de “gancho publicitario” para darse a conocer en los ámbitos a los que va destinada la mayor parte de sus esfuerzos en los últimos tiempos: las pequeñas y medianas empresas y los particulares. Según los cálculos de la patronal AER, con esa medida se generaría una demanda anual adicional de 25.000 vehículos, de los que 15.000 corresponderían a clientes particulares, y 10.000, a pymes.

Las grandes empresas con flotas importantes ya conocen y usan este sistema, y son las pymes el caladero donde concentran la mayor parte de sus actuaciones las compañías de renting. Un banco que ofrece mayores dificultades por su dispersión geográfica y por resultarles más costoso el sistema, pero que podría alcanzar un millón de vehículos, según el consejero delegado de Northgate Renting Flexible, Fernando Cogollos. Una cifra que podría ser superior incluso, según Ignacio Barbadillo, su homólogo de Lease Plan, la compañía líder en España, con un 17,7% de cuota de mercado, lo que da idea del nivel competitivo del mismo.

Y es que, si no hay mal que por bien no venga, las dificultades de los últimos años han contribuido notablemente a agudizar el ingenio de los responsables de las empresas de un sector con precios que ellos consideran ya competitivos, por lo que tratan de establecer otros frentes para el desarrollo de sus batallas por atraer a nuevos clientes.

Una personalización cada vez mayor tratando de adaptarse a las peculiaridades de cada usuario, la incorporación de la telemática para mejorar el control y la gestión de los vehículos, o incluso, como proponen en Arval, darle un toque de moda a la exaltación de sus cualidades asegurando lo último en tecnología, seguridad, servicios… llegando, incluso, al extremo de crear una especie de juego con el que el usuario se puede retar con otros conductores, compañeros… para conseguir una mejor puntuación con una conducción más segura, prudente y económica.

Junto al carsharing, sistema para compartir el vehículo entre varios empleados en función de las necesidades, la telemática ha sido el principal revulsivo en el último ejercicio. Arval, del grupo BNP Paribas, saltó a la palestra como pionera proponiendo una aplicación de la misma –Smart Experience–con la que se podían alcanzar ahorros de hasta el 20% en el consumo de combustible y mejoras de la eficacia empresarial en un 10%. Y en el caso de la siniestralidad se puede alcanzar una reducción de accidentes de hasta el 20%, según Barbadillo, “sin olvidar la optimización de rutas, mejoras en la productividad, prevención de riesgos laborales, etcétera”.

Según Cecilia Boned, de Arval, se trata de ser mucho más que un proveedor de coches: “Ser un proveedor de servicios de movilidad. Solo de esa forma el sector está en condiciones de garantizar ahorros de todo tipo. Económicos, pero también operativos, de simplificación de procesos”.

Otra de las características diferenciales puestas sobre la mesa, en este caso por ALD Automotive, del grupo Société Générale, es su escuela de conducción, con instalaciones especialmente adaptadas en las que se trata de mejorar el nivel de seguridad y responsabilidad de los conductores. Según su director general, Pedro Malla, “es necesario conocer las necesidades del cliente para adaptarse a cada empresa. Hay que pensar más en los servicios que necesita un conductor que en alquilar simplemente un vehículo”. Y hace también hincapié en la necesidad de mejorar su responsabilidad tanto social como medioambiental: “Las empresas deben implantar iniciativas para borrar la huella contaminante de su flota”. Así, el futuro será “más personalizado para el usuario y más cuidadoso con el medio ambiente, con lo que se conseguirá que las empresas apuesten por los vehículos de renting”.

La incorporación de las nuevas tecnologías con vehículos eléctricos o híbridos enchufables va a ser también otro de los elementos diferenciadores a la hora de posicionarse en los próximos tiempos. Lejos aún de generalizarse el uso de este tipo de automóviles, las compañías de renting ya realizan, sin embargo, propuestas y soluciones en las que se contempla su utilización. Una de ellas, Alphabet, ofrece su servicio AlphaElectric como “solución integral para implementar la movilidad eléctrica en las flotas de vehículos”. Y según su director general en España, Jorge Bautista, gracias a su participación en el proyecto Zem2All, “el mayor proyecto de movilidad eléctrica del mundo que se desarrolla en la Smartcity de Málaga, pudimos impulsar el año pasado como proveedores estratégicos más del 50% de los vehículos eléctricos de renting de nuestro país”.

Y por si éramos pocos, crece la competencia también con nuevas modalidades como la que presenta a partir de este mes Citroën con su nuevo modelo C4 Cactus, fabricado en España y con puesta de largo en el Salón del Automóvil, que abre sus puertas en Ginebra los próximos días. Su principal línea de promoción de lanzamiento será, precisamente, su comercialización en función de los kilómetros que se acuerden. Un pago por uso que, aunque solo se aplicará en algunos países, se podría extender al resto de los modelos de la marca.



“Este va a ser un año cero”





Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting. / Gorka Lejarcegi


A pesar de las dificultades por las que atraviesan, o precisamente por ello, las compañías de renting que operan en España han seguido “mejorando su producto, perfeccionándolo desde el punto de vista de la innovación para aumentar sus posibilidades”, y, según Agustín García, presidente de la AER, ha quedado patente que se trata de un sistema que “puede ser todavía más eficaz de lo que es cuando se involucra tanto el arrendatario como el conductor”.

¿Por qué no acaba de generalizarse en España un sistema que en otros países de nuestro entorno tiene ya un desarrollo considerable? Seguimos escalando posiciones y cada vez representa más sobre la cuota de matriculaciones, aunque no está al nivel de otros países porque la base de vehículos de empresa en España es inferior a la de otros países de su entorno. Si aquí las matriculaciones de vehículos de empresa se sitúan en torno al 30% del total, en otros países alcanza el 50%. Por eso pedimos un mayor apoyo al vehículo de empresa, que siempre supone más renovación y más rotaciones que los de uso particular. De ahí nuestra solicitud, junto a otras asociaciones como Anfac o Aniacam, de que el gravamen en el IRPF, que hoy está en el 20%, se reduzca al 15%. Sería un estímulo importante. Y también demandamos que los autónomos que tributan en el IRPF no sigan discriminados negativamente respecto a los que tienen constituida una sociedad.

¿Sigue siendo una asignatura pendiente un mayor y mejor conocimiento de esta fórmula? Así es. Nosotros ya empezamos a hablar más de renting de vehículos que de flotas, porque el renting vale lo mismo para el que tiene un vehículo que para el que tiene 50. Las ventajas son las mismas. Y no está generalizado su conocimiento. La gran empresa lo conoce ya al cien por cien, aunque lo utilice solo en un 80% o un 85% de los casos, pero a la pyme no le ha llegado todavía su conocimiento porque está repartida por todo el territorio nacional y hay muchos lugares a los que no llegamos.

¿No es un problema de precio por ser un sistema caro? El renting no es caro si se tiene en cuenta que lleva incorporados todos los gastos asociados a la vida de un vehículo, cosa que no ocurre cuando se adquiere el mismo pagando solo el importe de compra.

¿El crecimiento del mercado de vehículos usados está ayudando a las compañías de ‘renting’? ¿Las ventas aumentan su peso en el negocio? Toda compañía de renting no tiene más remedio que tener una división de usados, porque la gracia del negocio está en no mantener los vehículos más de cuatro o cinco años. No se dejan para achatarrar, sino para venderlos en el mercado de VO. Es una línea de negocio muy importante.

¿Qué va a ocurrir este año? Será un año cero. Sin crecimiento. Continuará la caída en el primer semestre y nos estabilizaremos en el segundo.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no