Con 65 años de servicio a sus espaldas, el Toyota Land Cruiser es uno de los pocos todoterreno auténticos que resisten a la invasión de los SUV. Para la próxima temporada, el icónico japonés ha merecido una cura de rejuvenecimiento para seguir siendo uno de los vehículos preferidos para desplazarse por terrenos difíciles por todo el mundo. Baste recordar que es el modelo de Toyota que se vende en más países del mundo (190 en total).

El Toyota Land Cruiser llegará al mercado europeo a principios del año que viene y sus cambios más evidentes renuevan su estética con un aspecto más moderno y lujoso. Cinco barras verticales conforman ahora la nueva parrilla frontal que exhibe en su centro el característico logotipo de la marca. Los faros han cambiado también por completo, siendo ahora de tecnología LED y con luces diurnas integradas.

En el interior, el diseño ha ganado en habitabilidad y, al igual que en el exterior, es ahora más elegante. Materiales como el cuero y la madera dan al indestructible todoterreno un aspecto de mayor sofisticación.

En cuanto al equipo, se ha enriquecido con un gran techo practicable panorámico  y elementos electrónicos avanzados como la apertura y arranque sin llave, parada automática del motor en las detenciones para ahorrar combustible y diversos sistemas de seguridad así como ayudas a la conducción.

Para animar inicialmente al Toyota Land Cruiser en Europa, la marca ha elegido su infalible turbodiésel 2.8 D-4D de 177 CV. Se trata de una moderna y robusta mecánica en la que se ha mejorado la eficiencia y que combina un consumo reducido con unas respuestas idóneas para sacar todo el partido a los sistemas de tracción total del modelo más aventurero de la marca. Más adelante, podrían llegar al mercado español versiones más potentes de gasolina.

El Land Cruiser se distingue por conservar una arquitectura de chasis separado de la carrocería, lo que le permite evolucionar con mucha fiabilidad por recorridos especialmente abruptos fuera de la carretera  y con mayor comodidad para los ocupantes.