Actualidad

Zica, Laputa, Borrego, Moco… No siempre se acierta con el nombre de los coches

La historia del automóvil está repleta de coches que tuvieron que cambiar su nombre para no resultar ofensivos en algunos mercados.

Nombres de automóviles

El Tata Zica tuvo la mala suerte de salir al mercado muy cerca del estallido del virus zika.

Del mismo modo que no es igual ‘coger’ un autobús en España que hacerlo en Argentina, no porque haya que subirse de otra forma que no sea por la puerta, sino porque idiomáticamente no es lo mismo, tampoco es igual ponerle un nombre a un modelo de coche que en un sitio significa una cosa, normalmente con intención de potenciar las geniales características del vehículo, y que en otro sitio signifique otra muy diferente y que eche por tierra su comercialización solo por una denominación de nada.

Vamos a repasar las meteduras de pata comerciales más famosas de la historia de la automoción.

Tata Zica

Para empezar por lo más reciente y aunque no es una metedura de pata consumada, sino una rectificación a tiempo, tenemos a la marca de utilitarios India Tata, que supo cambiar a tiempo el nombre de su nuevo modelo, el Tata Zica, debido al brote del virus del zika en América Latina que fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como una emergencia de salud pública. Tata, haciendo gala de responsabilidad social empresarial, ha demostrado ser cuidadoso con conocer lo que ocurre en las zonas donde va a comercializar sus coches.

Ford Corrida

En 1976 Ford lanzó un prototipo de lo más futurista al que puso por nombre Corrida, seguramente para darle el supuesto punto de valentía que tiene el toreo, pero que chocó con otra acepción de la palabra que no era demasiado comercial. Afortunadamente el coche nunca pasó de ser un mero prototipo.

Mitsubishi Pajero

Por razones igualmente obvias, este todoterreno se vendió en España con el nombre de Montero, aun así, alguno se ve por ahí de importación luciendo sin reparo el nombre original. El hecho es que la marca japonesa lo que quería relacionar con este vehículo para campo es la habilidad que tiene el felinoleopardus pajeros” o gato de la Pampa de desplazarse por montes, lomas y laderas de Sudamérica.

FIAT Marea

La marca italiana FIAT buscaba en 1996 darle un toque costero y vacacional a un turismo tan cómodo para viajar como el FIAT Marea, pero en castellano marea y coche tiende a relacionarse más con marearse que con ir de paseo al mar, así que este coche tampoco acertó con el nombre porque su significado era del todo diferente a un cómodo y tranquilo viaje.

4.0.1

Volskwagen Jetta

Desconozco si a alguien le gusta que le llamen caradura, pero si pilotas un Jetta, desde luego te arriesgas a la broma. Es lo que ocurrió con este modelo de coche, al menos la gracia es menos dura que algunas de las que ya hemos visto. La marca alemana reparó en lo de caradura y le cambión el nombre al modelo por Bora, aunque solo por algún tiempo, ya que después volvió a Jetta.

Nissan Moco

De nuevo un producto japonés que se equivoca de nombre, porque aunque no se comercializara en España, no hay que olvidar que el español es el tercer idioma mas hablado del mundo, con lo cual lo del moco no pasa tan desapercibido. A todo esto se añade que el vehículo en cuestión es un pequeño utilitario con solo 54 CV de potencia, algo que le acerca mucho a su nombre. En la siguiente imagen podemos ver que uno de los colores con los que salió al mercado también era muy propio.

Mazda Laputa

Laputa es una isla imaginaria que aparece en el libro de Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, con la peculiaridad de que puede volar. Me temo que en castellano el nombre de la idílica isla es una cosa mucho menos poética y por eso no ha llegado a venderse este modelo en nuestro país. El caso es que en Estados Unidos si se ha comercializado y no hay que olvidar que es un país con una tasa muy alta de hispanohablantes, por lo que ver a alguien subido en un Laputa no dejará, ni siquiera allí, de ser un motivo para esbozar al menos una sonrisa.

Kia Borrego

Kia nombró originariamente a este todoterreno de lujo como Mesa, pero pensaron que quizás no era el nombre más adecuado para la importación, entonces a alguien poco ilustrado en idiomas se le ocurrió que el nombre de Borrego era más indicado. Parece que el acercamiento al campo de las denominaciones de los modelos llamados camperos o 4×4 nunca termina de acertar con la especie en cuestión.

Audi Q3

Esta vez no tiene que ver tanto con el doble significado de una misma palabra, sino más bien con el efecto sonoro que produce al pronunciarlo. Para los clientes de esta marca tener un Audi ‘cutres’ no es para nada compatible con lo que buscan al llevar los cuatro aros en la parrilla de su coche.

Lancia Marica

Es un ejemplo de la falta de preocupación que tenían en la empresa de automoción italiana Lancia por vender su coche en España, más aún si pensamos que este vehículo se presentó en 1969, aún en plena dictadura franquista donde la homofobia era práctica habitual. Fue realizado por Ghia, compañía italiana dedicada al diseño de carrocerías, sobre el chasis del Lancia Flaminia 2800 y nunca llegó a fabricarse en cadena.

Lamborghini Reventon

El fabricante de deportivos de gran lujo Lamborghini, siguiendo la estela de nombres de cosas que impriman la fuerza que suele dar a sus creaciones (Huracán, Diablo, Veneno), le puso a este modelo Reventón, no porque le estallen las ruedas cuando supera los 180 km/h, sino porque era el nombre del toro que en 1943 mató al famoso diestro Félix Guzmán.

Hyundai Scoupe

En 1988, la compañía coreana Hyundai dotó a la gama Excel de una versión deportiva llamada Scoupe, que efectivamente aludía en castellano al acto de arrojar saliva por la boca. Varios años tuvieron que pasar para que la compañía retirara la ‘S’ líquida del nombre y éste se convirtiera en un éxito de ventas en España ya como el Hyundai Coupe.

Otros ejemplos fuera del castellano son los modelos Honda Fitta, que en algunos países de Europa hace alusión a los genitales femeninos; el Ford Pinto, que en portugués es un pene, o el Toyota MR-2, que en Francia sonaba igual que ‘merde’. Incluso por parte de la marca española SEAT también hubo que rectificar el nombre del Málaga por Gredos en territorio griego, ya que malakas en su idioma tiene que ver con la masturbación. Ya vemos que la problemática de la ambigüedad de los nombres de coches casi siempre toma unos derroteros similares.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no