Conducir

5 trucos para ahorrar 5 euros en cada depósito

Algunos sencillos hábitos con los que mejorar de forma significativa el consumo de nuestro coche.

Repostaje

Las estaciones de servicio se ponen al día.

Aunque el petróleo haya bajado de forma considerable en los últimos meses, el gasto en combustible sigue siendo una partida importante en el presupuesto de cualquier automovilista. Por eso conviene tener en cuenta algunos hábitos sencillos que nos permitirán retrasar el paso por la estación de servicio, pudiendo ahorrar hasta un diez por ciento en el consumo del vehículo. Si consideramos que la capacidad de un depósito medio es de 50 litros y que el combustible ronda el euro de precio en estos momentos, todo ello se traduce en un ahorro de combustible de cinco euros por depósito, que no está nada mal.

  1. ARRANCAR SIN ACELERONES

Dar acelerones al arrancar el coche no tiene sentido alguno. No sólo es innecesario sino que además puede acortar la vida del motor (se le exige más de la cuenta estando frío) y, por si fuera poco, incrementa el consumo ya que desperdiciamos esa energía al forzar el régimen en vacío. Hubo un tiempo en que los propulsores eran más perezosos para ponerse en marcha, hoy eso es historia.

  1. CAMBIAR DE MARCHA CUANDO TOCA

Al hilo de lo anterior, tampoco sirve de mucho estirar las marchas más allá de lo conveniente, salvo en momentos puntuales de necesidad. Entre 1.500 y 2.000 revoluciones por minuto es posible pasar a una marcha superior (dependiendo de si el motor es diésel o gasolina), un régimen al que el consumo será el estrictamente necesario.

  1. DETENER EL MOTOR EN LAS PARADAS PROLONGADAS

Es tan obvio que muchos de los coches modernos ya lo hacen de forma automática (el famoso Stop&Start). Si el motor no está funcionando, lógicamente no gasta y es por ello que resulta aconsejable detenerlo cuando sabemos que una parada va a ser prolongada, como en los atascos o en un semáforo de esos pesados. Tacita a tacita ahorraremos, porque el consumo en parado puede llegar a alcanzar los dos litros a la hora.

  1. BUSCAR LA SUAVIDAD AL VOLANTE

La finura en la conducción es una virtud no sólo en términos de eficiencia. Evitar cambios de ritmo bruscos e innecesarios, con acelerones o frenazos y uso de la palanca de marcha de más permite estabilizar el consumo en los parámetros más ajustados posibles. Anticiparse al tráfico, saber interpretar lo que ocurre alrededor y estar preparados para afrontarlo es la mejor forma de obtener del motor un rendimiento provechoso al máximo.

  1. EL COCHE, SIEMPRE A PUNTO

Además de seguridad, el conservar el vehículo a punto también nos aporta ahorro de combustible. Las ruedas con la presión adecuada, los filtros en condiciones o la carga exterior (bacas, portabicis o baúles) bien colocada ayudan a controlar el consumo. Todo lo que podamos evitar en este sentido será eficaz para conseguir ese objetivo de ahorrar un diez por ciento de nuestro presupuesto en gasolina o gasóleo.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no