Aparecen en el momento más inesperado y su sola presencia provoca, por lo general, cierta inquietud. Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico (al igual que otros de cuerpos municipales o autonómicos) se encargan de vigilar a los conductores, preservar la seguridad y regular la circulación, así que cuando se muestran al conductor a menudo suelen anticipar algún tipo de incidencia. En esos casos el automovilista debe permanecer muy atento a sus indicaciones, entre otras cosas porque prevalecen sobre cualquier otra señalización o norma.

Sin embargo, ¿tenemos siempre claro qué quieren expresar con sus gestos? Existe una normalización de los mismos con el objetivo de clarificar el mensaje, por lo que resulta muy importante conocer su sentido para garantizar la seguridad, atender a sus instrucciones y evitar confusiones. La Dirección General de Tráfico explica cuál es el significado de las utilizadas por los agentes más frecuentemente.

Brazo levantado en vertical: alto al frente

Todos los vehículos que ven de frente al agente deben pararse ante el mismo o ante una línea de detención en caso de existir. En las intersecciones, hay que detenerse antes de entrar en ella o, en su defecto, donde indique el agente. Es de obligado cumplimiento excepto en aquellos casos en los que la maniobra no se pueda realizar en condiciones de seguridad (por lo que en las carreteras de doble sentido los agentes se sitúan en los arcenes del carril correspondiente).

DGT

Un brazo levantado y otro extendido: alto delante y detrás

Como en el caso anterior, el brazo levantado obliga a la detención de quienes lo vean de frente, mientras que el extendido horizontalmente señala la parada a los vehículos que se aproximan por detrás del agente. No tiene ninguna influencia para quienes se lo encuentren lateralmente.

 

Movimiento del brazo hacia adelante con linterna: continuar la marcha

Cuando el agente mueve el brazo, con una linterna, de atrás hacia delante, el conductor deberá continuar la marcha con la precaución necesaria a su paso.

Brazo levantado señalando: abandonar el carril

El brazo hacia arriba y en diagonal, señalando con el dedo índice, significa que hay que abandonar el carril de circulación para acceder al contiguo, generalmente para evitar alguna incidencia en el que se ocupa en ese momento. Si además el agente baja el brazo en esa misma posición indicando un lugar, el conductor deberá detenerse en ese espacio preciso.

Balanceo de una luz: detención a quien señala

El balanceo en vertical, arriba y abajo, de una linterna obliga a detenerse únicamente a los vehículos o peatones a los que señala el agente que agita la luz.

Brazo extendido moviéndose en vertical: reducir la velocidad

El movimiento arriba y abajo de un brazo del agente indica la obligación de reducir la velocidad a los vehículos que se aproximan, tanto de frente como a su espalda, por el lado que señala el brazo.

Brazo extendido en vertical con linterna: detenerse al frente

Se trata de una variante de la detención al frente mediante las indicaciones del brazo en vertical, reforzada por la luminosidad de una linterna y que puede ser especialmente valiosa en condiciones de baja visibilidad.