Conducir

Los diez accesorios invernales imprescindibles para el coche

Cadenas de tela, un descongelador para el parabrisas, una funda calefactora para el asiento... Los mejores artículos para conducir bajo cero.

Los diez accesorios invernales imprescindibles para el coche

Unas pinzas para la batería pueden salvar de un aprieto a un conductor.

Las bajas temperaturas afectan a los vehículos y a la movilidad tanto o más que las que se registran durante el verano. Un parabrisas cubierto de hielo, una nevada que dificulta continuar un viaje o un fallo de la batería que impide arrancar el coche son situaciones relativamente frecuentes en invierno.

Para no experimentar estas molestas y gélidas sorpresas hazte con uno –o todos- de estos 10 útiles accesorios. Son muy funcionales, ocupan poco espacio y te acompañarán durante varias temporadas invernales: seguro que obtienes más provecho del que piensas con ellos.

Arrancador de baterías

Los fallos de la batería son más frecuentes en invierno. Al estar el motor y el aceite a muy baja temperatura, se incrementa la demanda de potencia de arranque; además, el uso continuado de la calefacción y otros elementos acortan su vida útil. Subir al coche y descubrir que no arranca puede resultar frustrante. Un arrancador portátil es la solución perfecta para estos problemas. Es una batería externa que se conecta a la del coche o la moto con unas pinzas y permite arrancar el coche sin necesidad de ser ayudado por otro vehículo. // Precio: 114,95 euros

Cargador de batería

Contar con un cargador que devuelva parte de la capacidad perdida a la batería puede ser de gran utilidad para no llegar a la situación anterior. Este accesorio permite conocer el nivel de carga e indica cuál debería ser el correcto en función de la temperatura exterior. Para recargar la batería hay que conectarla a un enchufe a 220V –el cable es de 1,5 metros, por lo que  no es necesario quitarla del coche–, deteniéndose el proceso automáticamente cuando se ha alcanzado la carga óptima. // Precio: 17,99 euros

Cadenas textiles para la nieve

Estas fundas textiles antideslizantes se adaptan como un guante a los neumáticos, son muy sencillas de poner y aseguran una conducción segura, aunque no se puede sobrepasar los 50 km/h. No ocupan y tampoco pesan, por lo que se pueden guardar en el maletero para no echarlas en falta cuando se necesitan. Son reutilizables, lavables en la lavadora y son de uso legal en todos los países de la Unión Europea. Hay diferentes tallas que cubren prácticamente todas las medidas de neumáticos del mercado. // Precio: desde 69,95 euros 

Cubierta para el parabrisas para nieve y hielo

Con este protector te olvidarás de rascar el hielo del parabrisas de tu coche al tiempo que lo preservarás de la escarcha y la nieve. Fabricado en guata de poliéster y aluminio impermeable, se coloca fácilmente con unas cinchas rematadas en ganchos que se agarran a las llantas. Incluye una bolsa para guardarlo cuando no se usa, lo que ayuda a su conservación y transporte en el maletero. Además, se puede utilizar como parasol en verano. Está disponible en dos medidas, para coche pequeño-mediano y grande. // Precio: desde 11,89 euros

Líquido anticongelante

Si quieres garantizar el correcto funcionamiento del motor en invierno, el líquido anticongelante es imprescindible. Actúa de dos maneras: refrigera el motor, absorbiendo el exceso de calor y manteniéndolo a una temperatura media de 90 ºC, y evita que se congele cuando los grados en el exterior son muy bajos. Hay tres tipos de líquido anticongelante: orgánico –más duradero y biodegradable–, inorgánico e híbrido. El que te recomendamos pertenece a los primeros, contiene etilenglicol y soporta temperaturas negativas de hasta -34 ºC// Precio: 7,95 euros.

Cepillo-rascador para hielo y nieve

Quitar el hielo y la nieve del parabrisas y la carrocería será facilísimo con este práctico rascador retráctil, que alcanza los 64 centímetros de largo. El cepillo está hecho de cuatro capas de goma de alta densidad que le aportan gran resistencia y durabilidad a bajas temperaturas, hasta de 30o. El rascador de hielo es muy versátil, tiene dos lados de distinta longitud y puede utilizarse hasta para los retrovisores; además tiene seis dientes en la parte posterior muy útiles para romper capas más duras de hielo Tras su uso se desmonta y se guarda en una bolsa que viene incluida. // Precio: 13,99 euros.

Descongelador de parabrisas

Este espray acelera el proceso de descongelación del parabrisas del hielo y la escarcha, lo que es muy de agradecer en las gélidas mañanas invernales. Tan solo es necesario pulverizar la superficie del cristal y esperar unos minutos a que actúe: si se conecta la calefacción del coche al mismo tiempo este proceso se acelera notablemente. El bote cuenta con un rascador en la tapa que, aunque pequeño, ayuda a quitar las capas de hielo más gruesa. También vale para descongelar las cerraduras. // Precio: 9,30 euros. 

Manta para el coche

Olvídate del frío y viaja cómodo y caliente con esta manta de viaje extra grande –mide 105 centímetros de ancho por 145 centímetros de largo- confeccionada en forro polar. Se conecta en la toma de 12V del coche gracias a un cable de 220 centímetros y está equipada con un termostato que evita el sobrecalentamiento. En apenas tres minutos alcanza una temperatura muy agradable. Puede desconectarse cuando se desee pero, por seguridad, se apaga a los 30 minutos de uso. Plegada apenas ocupa espacio. // Precio: 38,90 euros.

Funda calefactor de asiento

Gracias al calor que proporciona esta funda de felpa que cubre los asientos delanteros del coche conducirás caliente en invierno. Se conecta a la toma de 12V y es válida para prácticamente todos los vehículos, ajustándose con dos ganchos bajo el asiento. Antes de uso hay que ajustar la temperatura deseada, baja, media o alta, en un rango que se sitúa entre los 40 y 70 grados. Se calienta rápidamente y ofrece una temperatura muy agradable en la espalda, caderas y muslos. // Precio: 29,99 euros.

Funda de coche impermeable

Resguarda el coche de las inclemencias invernales, el sol, los arañazos y la suciedad con esta funda confeccionada en un material de alta densidad con siete capas capaz de resistir el agua. Su diseño es muy práctico al disponer de una cremallera en la puerta del conductor que permite entrar en el coche sin quitar la funda; además tiene unas bandas reflectantes que ayudan a localizar el vehículo por la noche y evitar colisiones. Se engancha con dos cinturones a la carrocería, uno delantero y otro trasero, ambos a prueba de viento. Incluye una bolsa de almacenamiento. // Precio: 40,99 euros.

El Motor participa en programas de afiliación y recibe comisiones por las compras en algunos sitios de los vendedores hechas a través de enlaces.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no