Conducir

Calentar el coche durante unos minutos y otras seis falsas creencias

Algunos conductores aún creen que el cinturón no es necesario para los pasajeros o piensan que en autopista pueden adelantar por la derecha.

Calentar el coche durante unos minutos y otras seis falsas creencias

Los motores actuales ya no necesitan permanecer al ralentí unos minutos antes de circular.

Aún hay quien duda de la eficacia del cinturón de seguridad, o al menos la pone en entredicho en algunas circunstancias: este elemento no es necesario, afirman algunos conductores, en los trayectos cortos, al circular a baja velocidad, en los desplazamientos por la ciudad o si se viaja en el asiento trasero, por ejemplo.

De hecho, según los últimos datos consolidados de que dispone la Dirección General de Tráfico, el 23% de los fallecidos que viajaban en turismo o furgoneta en 2018 no hacían uso del cinturón de seguridad. Si lo hubiesen llevado puesto, al menos la mitad de los fallecidos (92) habría sobrevivido.

El cinturón reduce la posibilidad de muerte en un 50% –hasta en un 75% en el caso de lesiones graves– si se sufre un accidente de tráfico. La propia Organización Mundial de la Salud considera que se trata del dispositivo más importante en la seguridad vial pasiva, ya que evita que el cuerpo salga despedido si se sufre un impacto.

Esto también es válido para los pasajeros que ocupan las plazas traseras. Sin cinturón de seguridad y en un choque frontal a 80 km/h, las personas que viajan atrás son proyectadas contra los asientos delanteros con una fuerza equivalente al golpe de una bola de 1.200 kilos, lo que podría causar lesiones fatales o de gravedad al conductor y al copiloto.

Calentar el motor antes de conducir

Una de las ideas erróneas que todavía se mantiene entre algunos conductores es la necesidad de calentar el motor antes de iniciar la marcha. La tecnología actual no tiene nada que ver con la que se utilizaba hace unos cuantos años, cuando sí era recomendable –en épocas frías– encender el vehículo y dejarlo algunos minutos al ralentí antes de empezar la ruta. Los propulsores actuales están preparados para funcionar casi al instante, de modo que poner en marcha un coche y esperar un rato antes de circular solo sirve para gastar combustible. En todo caso, durante los primeros minutos hay que mover el coche con suavidad para que el motor vaya tomando temperatura poco a poco.

A pesar de lo anterior, en pleno invierno, sobre todo si el vehículo pasa la noche en la calle, no está de más arrancarlo y esperar unos 30 segundos (no más) al ralentí. Ese tiempo es suficiente para que el aceite se caliente un poco (con el frío se espesa) y haya lubricado las partes más sensibles del motor. Después habrá que conducir con suavidad, entre 2.000 y 2.500 revoluciones por minuto, hasta ver que la temperatura del agua y el aceite llegue al punto ideal (90 grados), aunque el último tarda aproximadamente el doble.

Los ciclistas tienen prioridad en los pasos de peatones

El enunciado suena a pregunta trampa en un examen de conducir, y eso es exactamente. A la hora de cruzar por un paso de peatones, la bicicleta jamás tiene prioridad. Salvo casos muy puntuales. El Reglamento General de la Circulación establece con claridad que una bici es un vehículo, lo que implica que un ciclista debe cumplir esas normas y respetar las señales como si fuese un coche. Si un ciclista quiere atravesar un paso de cebra, debe bajarse de la bicicleta y cruzarlo a pie. Y lo mismo ocurre en las aceras, donde está prohibido circular en bici. Eso sí, algunos pasos permiten que los ciclistas los crucen pedaleando, y lo indican con la señal correspondiente.

Adelantar por la derecha está permitido

No solo está prohibido, sino que se considera una infracción grave y se penaliza con 200 euros de multa. Y, además, adelantar por el carril derecho es una de las maniobras más peligrosas, porque al conductor al que se rebasa nunca lo espera. Existen tres únicas excepciones, como señala el artículo 82 del Reglamento General de Circulación:

El adelantamiento se efectuará por la derecha […] cuando el conductor del vehículo al que se pretenda adelantar esté indicando claramente su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado.

También se puede sobrepasar por la derecha (en las vías con circulación en ambos sentidos) a los tranvías que marchen por la zona central.

Dentro de los poblados, en las calzadas que tengan, por lo menos, dos carriles reservados a la circulación en el mismo sentido de marcha.

Dejar una nota con los datos de contacto

Esta situación es típica en aparcamientos o en estacionamientos en la calle, cuando se pueden producir golpes o roces en la carrocería. Podemos pensar que, si en el momento del siniestro no se encuentra el propietario del otro automóvil, dejar una nota con nuestros datos personales es suficiente. Una idea muy equivocada, ya que esas anotaciones se pueden perder o desaparecer si alguien decide quitar el papel. Por eso, lo suyo es esperar a que aparezca el dueño del vehículo siniestrado para arreglar el parte amistoso de accidente o avisar a la Policía, para que tome nota del incidente y contacte con la parte implicada que no se encuentra allí en ese momento.

Usar el freno de mano si fallan los frenos

¿Qué hacer si, por el motivo que sea, falla el pedal de freno y no se puede detener el vehículo? Lo primero, mantener la calma, y lo segundo, tratar de frenar el vehículo. Tirar de freno de mano puede ser una solución, pero requiere pericia y conocimientos al volante, porque esta acción bloquearía las ruedas traseras, con la consiguiente pérdida de control del automóvil y un más que probable trompo. Por eso no suele recomendarse. Accionar y soltar la palanca alternativamente, para conseguir cierta retención pero evitando bloquear las ruedas, sería la forma ideal de afrontar la situación. Al mismo tiempo, conviene engranar la marcha más corta posible y aprovechar el freno motor para que ayude a detener el vehículo.

Un niño no puede ir en el asiento delantero

También es falso. Puede ocurrir que el vehículo sea biplaza y no cuente con asientos traseros. O que otros niños ocupen esas plazas y el único espacio que quede disponible sea el asiento del copiloto. En este caso, basta con desactivar el airbag y colocar correctamente el sistema de retención infantil homologado para llevar a bebé en ese lugar del coche. Ocurre igual con un niño de más edad que aún requiera de un sistema de retención.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no