Conducir

Por qué ahora es algo más fácil sacarse el carnet de conducir

Los aspirantes podrán formarse con ayudas a la conducción y usarlas en el examen práctico, lo que puede simplificar ciertas maniobras.

examen practico conducir

La DGT apuesta por sistemas que incrementan la seguridad. / VW

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene ya en marcha una nueva instrucción que autoriza la utilización de vehículos dotados con asistencias a la conducción para la formación de aspirantes y la realización el examen práctico del carnet de conducir. El objetivo de esta modificación es “adaptarse al mercado y formar a los conductores en el uso de sistemas que ayudan a reducir la siniestralidad».

Disponibles ya en muchos automóviles desde hace más de un lustro, su implementación se ha generalizado en los últimos años y a partir de 2022 muchos de ellos serán obligatorios en todos los coches nuevos según una directiva de la Unión Europea.

La instrucción de la DGT actualiza los requisitos exigidos a los vehículos utilizados para la realización de la prueba práctica de conducción y los criterios de calificación de mismo, que en todo caso exigen a los examinadores la comprobación ineludible de que el aspirante se encuentra capacitado para circular por las vías públicas.

Los sistemas que desde ahora pueden utilizarse en la formación de autoescuela y en los exámenes son los siguientes:

  • Start-Stop. Arranca y para el funcionamiento del motor en las detenciones con el fin de reducir las emisiones contaminantes.
  • Arranque en pendiente. Facilita al conductor la puesta en marcha en pendientes positivas (ascendentes) al mantener frenado un instante el vehículo cuando se deja de accionar el pedal de freno.
  • Luces y limpiaparabrisas automáticos. Un sensor detecta las condiciones en las que se hace necesaria la utilización de estos dispositivos y la activa de forma automática.
  • Frenado de emergencia. Tanto en circulación urbana como interurbana, el sistema detecta el riesgo de colisión por alcance, pudiendo entonces advertir al conductor con una señal sonora e incluso realizar una frenada de emergencia.
  • Alerta de tráfico cruzado. El sistema controla el trafico posterior en sentido transversal al abandonar un estacionamiento en batería, avisando al conductor en caso de aproximarse otro vehículo.
  • Cámara de marcha atrás, cámara de 360º y sensores de aparcamiento. Facilitan determinadas maniobras al mejorar la visibilidad y advertir de posibles obstáculos. En ningún caso se admiten los sistemas de asistencia total al aparcamiento, es decir, aquéllos capaces de estacionar de forma autónoma el vehículo.
  • Detección de fatiga. Controla el tiempo de conducción y advierte al usuario de posible pérdida de concentración, así como de la necesidad de detenerse a descansar.
  • Aviso de frenadas de emergencia. Avisa al conductor con antelación cuando el vehículo que circula delante está realizando una frenada de emergencia.

Los examinadores podrán solicitar al aspirante que localice la ubicación y accionamiento de algunos de estos sistemas, como parte del proceso de comprobaciones previas al examen. Además, en ningún caso están permitidos y se exige su desconexión cuando estén disponibles en el coche del examen las siguientes ayudas a la conducción: aviso y corrección de cambio involuntario de carril; control adaptativo de velocidad y asistente de estacionamiento total (no incluye cámaras o sensores de asistencia, como ya se ha mencionado).


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no