• 1 / 8

    Parrilla

    El principal fin de este elemento es dejar paso al aire para ayudar a la refrigeración del motor, necesidad que no es tan acusada en un bloque eléctrico. Si a esto se suma que un frontal totalmente carenado es más eficiente a nivel aerodinámico, la parrilla acabará por desaparecer.

  • 2 / 8

    Llantas

    No dejarán de existir, pero sí que cambiarán de manera importante. Con el fin de aumentar la autonomía, una de las opciones más interesantes pasa por hacer que las llantas reduzcan la resistencia al aire, por lo que lo normal será ver diseños de llantas carenadas total o parcialmente.

  • 3 / 8

    Ruedas

    En la misma dirección apuntan las ruedas. Con el fin de reducir el peso y la resistencia a la rodadura (para que el alcance por carga sea mayor), serán más finas que las actuales. Lógicamente, los deportivos eléctricos y los coches de altas prestaciones serán la excepción.

  • 4 / 8

    Tapa del depósito de combustible

    No habrá depósito que llenar, así que será innecesaria una tapa que lo cubra. Eso sí, será reemplazada por una toma de carga más difícil de encontrar a la primera. Varias marcas se decantan por un punto en los pasos de rueda delanteros, pero otras prefieren ocultarla tras el logo del frontal o de la zaga.

  • 5 / 8

    Pedales

    Seguirá habiendo pedales, pero es posible que algunos fabricantes opten por una solución similar al e-Pedal de Nissan. Este aúna en uno solo las funciones de aceleración, al presionarlo, y de frenado, al soltarlo. De este modo se aprovecha además el sistema de frenada regenerativa integrado, que se puede configurar en varios niveles de resistencia. El embrague, en cualquier caso, desaparecerá.

  • 6 / 8

    Palanca de cambios manual

    Los coches eléctricos son automáticos. Solo tienen una marcha y entregan su potencia completa desde el primer momento, por lo que la palanca de cambios desaparecerá. Seguirá habiendo un selector, en todo caso, para alternar entre directa, neutral y marcha atrás.

  • 7 / 8

    Escape

    Tampoco habrá emisiones que expulsar, por lo que desaparecerán los tubos de escape, al menos los funcionales. Quizá algunas marcas mantengan las salidas con un fin estético.

  • 8 / 8

    Maletero

    Los fabricantes todavía se encuentran con el problema de la ubicación de las baterías, que por tamaño suelen recortar espacio, ya sea para los ocupantes o para el maletero. Lo normal será que, al menos en los primeros pasos de los coches eléctricos, la capacidad de este se reduzca respecto a una contrapartida con motor de combustión.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no