Motos

Macbor Montana XR5, una moto aventurera de verdad

Es una moto de ‘trail’ de media cilindrada que sobresale tanto en carretera como en el campo, alcanzando una eficacia en ambos escenarios poco habitual.

Una moto de trail, o de uso mixto en carretera y campo, que cumple con nota en ambos escenarios y alcanza una dualidad de características poco habitual entre estos modelos, que suelen inclinarse hacia una de las facetas y flojear en la contraria.

Pero la Macbor Montana XR5 es una conjunción de dos motos en una, apta para asfalto y también para salir de él, con casi la misma operatividad en cada caso. Y, aparte de resultar divertida de conducir, el modelo de Macbor tampoco descuida la funcionalidad en el uso diario ni las aptitudes viajeras.

Una ‘trail’ de precio asequible

El precio supone la guinda al conjunto, porque reúne calidad y equipamiento y está disponible desde 6.699 euros, una tarifa ajustada. El motor, de dos cilindros y 471cc, está limitado a 47 CV, por lo que el modelo es compatible con el carnet A2 Y también aporta buenas prestaciones y cumple la norma de emisiones Euro5.

En la extensa prueba, en la que se han cubierto 700 kilómetros por carreteras secundarias, pistas forestales y caminos de enduro, la Macbor Montana se ha mostrado muy competente.

La unidad pilotada iba calzada con neumáticos Metzeler Tourance, notables sobre asfalto y sorprendentes por su resistencia y eficacia en tierra, aunque con unas cubiertas de tacos de enduro la tracción en pista habría mejorado y el confort en carretera, menguado.

Macbor Montana: eficaz en el campo

En los recorridos hubo muchos tramos de caminos forestales rápidos, pero también muchas subidas y bajadas rotas, sobre piedras sueltas, unas cuantas torrenteras y ríos secos, con rocas de considerable tamaño.

El diseño y el equipamiento campero incluido (que en la competencia es opcional) demostró también su eficacia, como el robusto cubre cárter de aluminio, que protegió al motor adecuadamente, al igual que las defensas laterales y los cubre manos del manillar.

Salir del asfalto suele ser el punto flaco de muchas motos trail de este segmento, pero no es el caso de la Montana XR 500. Su robustez y buena manejabilidad, el generoso recorrido de las suspensiones (regulables), las llantas ligeras de radios preparadas para cubiertas sin cámara y los frenos que permiten desconectar el ABS cuando se abandona el asfalto, hacen que su comportamiento supere claramente a todos sus competidores, sin que por ello se vea menguada su polivalencia o sus aptitudes viajeras.

Cumplidora en carretera

Y es que sobre asfalto también satisface, desde el uso diario por ciudad hasta las excursiones de fin de semana y los viajes por autopista.

Las suspensiones responden también con eficacia, y el depósito de 12,5 litros aporta una autonomía razonable. La cúpula frontal es suficientemente grande para proteger del viento y, a pesar del peso algo elevado (206 kilos), el conjunto rueda con agilidad y buenas maneras por cualquier trazado.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no