Motos

¿Qué motos se pueden conducir con el carnet de coche?

Con tres años de experiencia con el carnet de coche se pueden manejar escúteres y las opciones en el mercado son amplísimas.

Carnet de coche motos

Los triciclos facilitan el acceso a motores más potentes con el carnet B. / Piaggio

Son más rápidas que los coches para moverse en ciudad y más seguras frente a la covid-19 que el transporte público. Las motos de hasta 125cc se presentan como una alternativa viable en la nueva movilidad porque, además, está permitido conducirlas con el carnet de coche. Y por esa razón –entre otras, como un precio ajustado y la agilidad de uso en ciudad–, los escúteres pequeños son el tipo de motocicleta con más éxito.

De hecho, las diez motos más vendidas de 2019 fueron escúteres de 125cc, incluido el eléctrico Silence SO2 (homologado como tal) en cuarto lugar. Los tres primeros puestos de la clasificación los ocuparon la Kymco Agility City 125, la Honda PCX 125 y la Honda SH125i Scoopy. Según datos de Anesdor, la patronal del sector, el mercado total de las dos ruedas alcanzó las 202.079 unidades, un 12,1% más que en 2018.

Las cifras cambiarán este año, porque el parón generado por la crisis del coronavirus ha afectado gravemente a las motos, pero tampoco es descabellado pensar en una recuperación más o menos rápida basada probablemente en los escúteres y puede que ayudada por la aparición de motoristas debutantes.

Este tipo de motos, no obstante, no es el único que se puede manejar con el permiso de conducir B. Siempre que tengan más de tres años de experiencia al volante, los automovilistas tienen en sus manos también las motos de marchas de menos de 125 cc y las homologadas como triciclos, con una oferta en el mercado cada vez más amplia.

Las especificaciones exactas las recoge el Reglamento General de Conductores: las personas “que estén en posesión del permiso de la clase B en vigor, con una antigüedad superior a tres años, podrán conducir dentro del territorio nacional las motocicletas cuya conducción autoriza el permiso de la clase A1”. Esto es: motocicletas con una cilindrada máxima de 125cc, una potencia máxima de 11 kW [14,75 CV] y una relación potencia/peso máxima de 0,1 kW/kg.

Respecto a las motos de tres ruedas, con el carnet B pueden conducirse todas, pero el reglamento hace un pequeño matiz: “Hasta los veintiún años cumplidos no autorizará a conducir triciclos de motor cuya potencia máxima exceda de 15 kW [unos 20 CV]”.

Qué modelos puedes conducir

Escúteres. Son los modelos más habituales entre los motoristas, ya cuenten con el permiso específico A1, ya dispongan solo del carnet B. No cuestan tanto como otros tipos de moto, pesan poco (entre 100 y 150 kilos) y resultan fáciles de manejar para conductores inexpertos. No tienen marchas y además no consumen mucho. Estas son los cinco modelos más vendidos:

  • Kymco Agility City 125: 2.099 €
  • Honda PCX 125: 2.849 €
  • Honda SH125i Scoopy: 3.800 €
  • Silence SO2: 4.180 €
  • Yamaha NMax 125: 3.149 €
Honda Scoopy

Honda SH125i Scoopy.

Motos de 125 cc. Naked, custom, deportivas, trail… Las opciones para los automovilistas entre las motos de 125cc son muchísimas, pero son menos populares porque su manejo resulta algo más complejo por el simple hecho de tener que usar el embrague para cambiar de marcha. Las más difíciles de conducir son probablemente las deportivas, ya que la posición del manillar exige una postura menos natural. Todas, además, son más potentes que los escúteres y exigen una conducción más cuidadosa a los inexpertos. Estos son varios ejemplos a tener en cuenta:

  • Keeway Superlight 125: 2.199 €
  • Daelim Daystar VL 125Fi F: 2.595 €
  • Rieju Tango 125 2.0: 3.149 €
  • Aprilia Tuono 125: 3.999 €
  • Kawasaki Ninja 125: 4.150 €
  • Honda CB125R: 4.275 €

Triciclos. El carnet B permite conducir también los vehículos homologados como triciclos, esto es, motos de tres ruedas con cilindradas superiores a 50cc. Por tanto, el carnet de coche habilita para manejarlos a pesar de que algunos superan los 125cc. Y esto permite conducir motos con mayor potencia, porque las dos ruedas situadas en uno de los ejes –generalmente el delantero– giran de manera simétrica: son menos ágiles y más pesadas, pero también más estables y veloces, y por lo general más caras. Cuentan con un sistema que las mantiene en pie por sí mismas y el freno trasero se acciona de forma complementaria mediante un pedal, que complementa la acción que se puede realizar con las manetas en el manillar.

  • Piaggio MP3 500 LT: 10.129 €
  • Yamaha Tricity 300: 7.999 €.
  • Yamaha Tricity 125: 3.999 €.
  • Peugeot Metropolis 400: 7.999 €.
  • Quadro QV3: 6.499 €.

El Qooder, por otra parte, es un caso único en las calles. A pesar de que tiene cuatro ruedas está homologado como triciclo. Gracias a un sistema patentado, inclina todas las ruedas simultáneamente para ofrecer sensaciones propias de una moto, pero con un aporte de seguridad extra. Su motor cubica 400cc y desarrolla una potencia máxima de 32,5 CV. Cuesta 11.499 euros.

Eqooder

Seguridad y eficiencia es lo que propone el nuevo eQooder. / Philippe Dureuil

Consejos para principiantes

En 2004 se permitió que los automovilistas con el permiso B pudieran conducir motos con el objetivo principal de reducir el tráfico en las grandes ciudades. Como contrapartida negativa, aumentaron los accidentes. Un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona constató que el número de motoristas hospitalizados en la ciudad creció un 87,5% entre 2003 y 2006.

Y un informe mucho más reciente, con datos de 2015 a 2018, se fija en un detalle particular: el 29% de los motociclistas implicados en un accidente con víctimas conducía una motocicleta inferior a 125cc y disponía solo el permiso de conducir B. El porcentaje es todavía más elevado en algunos tramos de edad, llegando hasta el 39,2% en el caso de conductores de entre 25 y 34 años.

El estudio de Formaster (Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial) refleja, por el contrario, que los implicados en accidentes con el mismo tipo de motocicleta pero con carnet específico alcanzan solo un 9%.

Por eso hay quien considera un error subirse a una moto sin experiencia previa. Como recomendación mínima, el Real Automóvil Club de España (RACE) apunta la idea de adquirir la soltura necesaria “practicando en lugares sin tráfico como puede ser un aparcamiento vacío o calles de zonas residenciales en construcción”.

Además, el club de conductores propone unos consejos básicos para debutantes, tales como usar siempre casco, guantes y ropa adecuada –con protección específica para motoristas–, practicar una conducción atenta, prudente y defensiva (anticipando las intenciones del resto de usuarios) y mirar a menudo por los espejos retrovisores, especialmente en ciudad, donde más usuarios e imprevistos rodean a los motoristas.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no