Pruebas

Cuatro SUV que se salen de lo normal: vida a bordo

Todocaminos alternativos: 100% a pilas (Hyundai Kona EV), híbrido enchufable (Kia Niro PHEV), bicombustible de gas (Seat Arona TGI) e híbrido autorrecargable (Toyota C-HR Hybrid).

alquiler coches

De izquierda a derecha, Hyundai Kona, Toyota C-HR, Seat Arona y Kia Niro. / Jorge Brichete

Todos son cómodos delante, aunque los asientos del Toyota son algo cortos de banqueta. Pero el Kia es el más amplio y apropiado para el uso familiar, con las mejores plazas traseras, tanto en anchura como en altura, sobre todo por el diseño del techo, que evita tocar en los laterales. El Hyundai también es desahogado atrás, pero con menos espacio para las piernas, y el Toyota y el Seat son más justos, aunque por motivos diferentes.

El Arona comparte la base del Ibiza, un utilitario, y, aunque está bien aprovechado, es más pequeño y estrecho, y se queda muy justo para más de dos adultos. El CH-R, en cambio, es más alto, pero el diseño del techo reduce la altura libre atrás y, si van tres adultos, los de los lados tocan con los laterales del techo. Además, las ventanillas son pequeñas y agobian en viajes largos.

En los maleteros no destaca ninguno, porque las baterías y el tanque de gas restan espacio, pero el del Toyota es el mejor. Le sigue el Kia, y los del Hyundai y el Seat se quedan justos, aunque todos se pueden ampliar abatiendo los respaldos. Por lo demás, el Niro tiene los mejores huecos para objetos.

El Hyundai es vistoso por dentro, está bien trabajado y aporta un ambiente más acogedor y cuidado. El Toyota destaca por su modernidad, con un salpicadero de trazos ondulados más elaborado y una pantalla grande que le da presencia. El Seat y el Kia presentan una puesta en escena correcta, aunque son más sencillos y menos vistosos.

En el confort, el Niro absorbe bien los baches, seguido del C-HR y el Kona. Pero al Toyota le penalizan los asientos, que son pequeños, y el Kona acusa el peso de las baterías y es más seco atrás. Como el Seat, que además deja sentir la rumorosidad del motor tres cilindros. Así, el más silencioso es el Kona, que parece flotar sobre el asfalto, y el Toyota también, sobre todo en ciudad, pero pierde la discreción cuando se le exige.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no