Supercoches

Rezvani Beast Alpha: las puertas más raras del mercado

Creado sobre un chasis Lotus de aluminio, instala un compresor a su motor 2.4 para acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos.

Rezvani Beast Alpha

Con las puertas abiertas parece un Transformer.

Conocemos a Rezvani por el Beast, un deportivo ligero descapotable que, por su idiosincrasia, entra en la categoría de “modelos extremos para los amantes de la conducción”. Ahora, el fabricante ha considerado oportuno desarrollar un modelo con techo duro, el Rezvani Beast Alpha, cuyo elemento más destacado son… las puertas.

Si, las puertas, como suena. No es por desmerecer a la mecánica (impresionante y de la que hablaremos más adelante), pero en un mercado en el que las hemos visto de tijera, mariposa, correderas, suicidas y en élitro, que un sistema de apertura llame la atención resulta difícil de conseguir.

Y sin embargo el Beast Alpha lo hace, puesto que las suyas, llamadas SideWinder, se “extraen” de la carrocería para posteriormente deslizarse por delante de los pasos de rueda delanteros. Una peculiar manera de entrar a un máquina que, como su hermano roadster, ha sido creada para disfrutar de cada curva, aunque siguiendo un proceso diferente.

Mientras el Beast tiene la base de un Ariel Atom, el Beast Alpha se ha desarrollado partiendo del chasis de aluminio de un Lotus y es ligeramente más pesado, 884 kilos. También hay cambios en el motor que, a pesar de seguir siendo un 2.4 de origen Honda, sustituye su turbo por un compresor Rotrex y recibe mejoras en el sistema de admisión, así como un ábrol de levas y unos pistones reforzados.

El resultado es una potencia de 500 CV que lleva al Rezvani Beast Alpha a hacer el 0-100 en 3,2 segundos, cinco décimas más lento que el descapotable, aunque su velocidad máxima es superior, 281 km/h.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no