Tecnología

El traje de Ford que demuestra el riesgo de conducir cansados

Los microsueños y la falta de capacidad de reacción hacen que conducir con somnolencia sea tan peligroso como hacerlo bebido.

Ford

Aunque todavía hay muchos resultados positivos en los controles, los conductores son cada vez más conscientes de los peligros que entraña conducir bajo los efectos del alcohol o la drogas. Sin embargo, muchos automovilistas no le dan tal importancia a ponerse al volante cansado o con sueño, pese a que es igual de peligroso.

Conscientes de que la fatiga es un factor clave en uno de cada cinco accidentes, en Ford han unido fuerzas con el Instituto Meyer Hentschel para crear un traje del sueño que simula los efectos del cansancio en el cuerpo.

Como parte de su programa Conduce tu vida, el traje está formado por varios elementos que afectan de diversas maneras al conductor. Así, cuenta con un chaleco, una gorra y pesos para los tobillos y los brazos que suman un total de 18 kilos y restan movilidad y reflejos al conductor.

Lo más interesante, no obstante, son las gafas incluidas en el conjunto. Pensadas para simular los microsueños, bloquean toda la visión del conductor para imitar lo que ocurre cuando alguien se queda momentáneamente dormido, durante periodos que pueden oscilar entre medio segundo y más de 10.

“Estábamos decididos a concienciar sobre los efectos del cansancio sobre la conducción y el Traje de Sueño es la forma perfecta de demostrarlo”, explica Jim Graham, gerente de Ford: Conduce tu Vida. Y continúa: “Muchas personas agradecen que un amigo o familiar se haya ofrecido como voluntario para conducir en una noche de fiesta. Pero el hecho de que no hayan estado bebiendo no significa que sea buena idea que conduzcan si, por ejemplo, están exhaustos después de permanecer despiertos toda la noche”.

Por su parte, el doctor Gundolf Meyer Hentschel, consejero delegado del Instituto Meyer Hentschel, describe los riesgos de conducir sin el descanso adecuado. “Poniéndote al volante cuando estás cansado corres el riesgo de conducir como un zombi, convirtiéndote en un peligro para ti mismo, tus pasajeros y todos los que circulan a tu alrededor. Los jóvenes se someten muy a menudo a una privación intencionada de sueño, obligándose a permanecer despiertos para poder hacer malabarismos con las exigencias de una vida social intensa y largas horas de trabajo y estudio”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no