Tecnología

‘Terminator’ trabaja en Seat

Un robot de 2,6 metros de altura y tres toneladas, que maneja con soltura pesos de 400 kilos. Está en la planta de Martorell, Barcelona, y es uno de los mayores de la industria.

La máquina maneja partes de la estructura interna que dan forma a la carrocería.

La máquina maneja partes de la estructura interna que dan forma a la carrocería.

No tiene nombre, pero sí unas dimensiones y capacidades intimidantes en comparación con los seres humanos: 2,6 metros de altura, 3.000 kilos de peso y brazos como vigas que pueden sostener, sin esfuerzo y a metros de distancia, piezas de 400 kilos.  

Es el robot más grande de Seat, y también uno de los mayores de la industria. Y no está solo, porque tiene un hermano gemelo. Estos dos colosos se ocupan de manejar los componentes más pesados de la estructura interna de los coches, que después, al unirse, darán forma a la carrocería final de los modelos.

Los dos trabajan en la planta de Seat en Martorell, Barcelona, en el área de chapa y estampación, y aunque llevan apenas un mes en funcionamiento, han marcado ya una pequeña revolución en los procesos de la marca. Y es que son capaces de unificar el trabajo de varios robots en uno solo.

La clave, o una de ellas, está en que sus brazos pueden sostener ese peso de 400 kilos a cuatro metros de distancia de su cuerpo central. Miguel Pozanco, responsable de robótica de la marca española, explica que hay otras máquinas en la producción de automóviles que “manejan hasta 700 kilos”, pero no a cuatro metros de su eje central.

“No es lo mismo sujetar un cubo de agua con el brazo pegado al cuerpo que hacerlo con el brazo extendido”, abunda Pozanco. “Este robot puede llevar las partes de la estructura directamente a la zona de soldado, sin precisar maquinaría intermedia”. Y así, contribuye decisivamente a que cada carrocería completa se ensamble en poco más de un minuto, 68 segundos en concreto.

Los dos gigantes, que son los robots más grandes que utiliza hoy en día el fabricante español tras más de 70 años de historia (entre los más de 2.200 que figuran en su plantilla), tienen además un software especial, que permite controlar al instante sus parámetros de funcionamiento (temperatura, fuerza, rotación…) y que alerta si hay elementos cercanos a sufrir averías. Así, se puede solucionar el problema, incluso antes de que se produzca, y evitar parones en la cadena de producción.

Un robot de 2,6 metros de altura y tres toneladas, que maneja con soltura pesos de 400 kilos. Está en la planta de Martorell, Barcelona.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no