Tecnología

Un badén que sube y baja

Las bandas reductoras solo emergerán al detectar vehículos que excedan la velocidad permitida

Un badén que sube y baja

Los badenes, o bandas reductoras de velocidad, permanecerán en reposo, enrasados con el asfalto, hasta que un vehículo sobrepase el límite establecido; entonces subirán para obligar a su conductor a bajar el ritmo. Ésta es la original propuesta del grupo español Isastur, que ha instalado ya uno de estos badenes inteligentes en Asturias y trata de expandir la solución al resto del territorio nacional.

La ventaja principal de los badenes activos, que se denominan Vivadén, es que solo se activan cuando son necesarios, sin ralentizar al resto del tráfico ni penalizar el confort de forma gratuita. Tampoco contribuyen, como sí hacen los convencionales, al desgaste prematuro de los amortiguadores y otros componentes mecánicos de los automóviles. Y pueden, incluso, identificar a los servicios de emergencia y permanecer en posición baja para no entorpecer el paso de ambulancias, bomberos y policías.








Badén en posición superior.




Según Isastur, son compatibles con todo tipo de vehículos, camiones de gran tonelaje incluidos, y su instalación no implica sobrecoste frente a los badenes fijos. Además, se pueden programar o asociar a un control remoto manual, una solución útil para urbanizaciones o salidas de camiones de obra, por ejemplo.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no