El nuevo Citroën C3, en 7 puntos clave

De mejor a peor, los aspectos determinantes de la última entrega del utilitario francés, con una imagen original y un espacio interior muy bien aprovechado.

El nuevo Citroën C3, en 7 puntos clave

El nuevo Citroën C3, en marcha.

El Citroën C3 ha llegado al mercado para llamar la atención y sobresalir entre los demás coches. Estos son los aspectos fundamentales del utilitario francés.

1. DISEÑO Y PERSONALIZACIÓN

El punto más brillante del nuevo Citroën C3. Presenta una imagen original y con estilo propio, y puede además personalizarse a medida, aunque pagando aparte. Es de esos modelos que destacan entre el resto del tráfico. Ahora muestra un formato cuadrado y robusto, en contraposición con las formas abombadas de la generación anterior, y parece más coche.

La carrocería recuerda a la del DS3, y los detalles estéticos, al C4 Cactus. Y el resultado puede gustar o perturbar, pero tiene personalidad y es diferente a los demás. Hay nueve colores para la carrocería, tres para el techo (que va a juego con los retrovisores y los marcos de los faros antiniebla) y varias llantas que suman en total 36 combinaciones posibles.

El interior del utilitario de Citroën se apunta también a la customización y ofrece, aparte de la configuración de serie con tonos negros, otras tres que se diferencian por ciertos revestimientos, que pueden ser de tela (gris) o simil cuero (beis o mezcla de negro y rojo).

2. ESPACIO INTERIOR

Muy bien aprovechado. En 3,99 metros de longitud, el nuevo Citroën C3 logra ofrecer cinco plazas aptas para adultos y un maletero generoso de 300 litros, de los mayores entre los utilitarios. Frente al anterior C3, aporta más anchura delante y detrás, y también más espacio para las piernas en la fila posterior. Y se nota por dentro, porque la cabina gana desahogo.

Solo pierde en altura al techo, porque es más bajo, aunque para que la cabeza roce arriba hay que medir más de 1,85 metros de alto. El interior se completa con detalles poco comunes en los coches pequeños como los asientos delanteros, que son más anchos y voluminosos de lo habitual y otorgan gran confort.

3. MECÁNICA

No cambia frente al modelo al que reemplaza, pero funciona mejor. El chasis es el mismo, aunque el peso baja y el conjunto recibe algunas evoluciones que hacen que el nuevo Citroën C3 ofrezca una conducción más agradable y eficaz que el saliente. Por ejemplo, resulta menos ruidoso, porque incluye una insonorización más trabajada, y tiene una dirección más precisa.

Además, la suspensión recoge un compromiso más acertado entre estabilidad y confort, porque filtra con mayor suavidad y, al mismo tiempo, admite un manejo más dinámico en zonas viradas. La distancia entre ejes es superior, una característica que potencia el aplomo, y el eje delantero presenta mayor anchura, lo que por su parte incrementa la direccionalidad y reduce la tendencia del vehículo a deslizarse de delante al forzar los apoyos.

4. GAMA DE MOTORESboton_probar

Tampoco varía. Hay tres versiones Puretech de gasolina y tres cilindros, 1.0 de 68 CV, 1.2 de 82 y 1.2 turbo de 110, y otras dos BlueHDi turbodiésel, 1.6 de 75 y 100 CV. Los consumos oficiales son mínimos, de 4,6 a 4,7 litros de media en los gasolina, y de 3,5 a 3,7 litros en los diésel. Pero también hay detalles mejorables, como que todos los motores vienen con cambio manual de cinco marchas, nada de seis velocidades ni de cajas automáticas.

En febrero de 2017, eso sí, se añadirá a la gama un cambio automático de seis marchas, aunque solo para la versión Puretech de 110 CV. También podría mejorar la suavidad de funcionamiento del motor de 82 CV, que tiene un tacto algo áspero al ralentí y al acelerar con decisión.

Citroën, adelantándose a las futuras normativas y en un ejercicio de transparencia, ha presentado resultados de consumo real, realizados en conducción por la calle, en un trayecto de 95 kilómetros de distancia (mezcla de ciudad, carretera y autopista), con conductor, equipaje y el aire acondicionado conectado. Y el resultado es que la variante diésel de 75 CV se ha conformado con un gasto de poco más de cuatro litros, mientras que el de gasolina y 110 CV ha permanecido por debajo de siete. Registros meritorios.

5. ACABADOS Y EQUIPO DE SERIE

Al igual que la carrocería, el interior del Citroën C3 2017 destaca también por su creatividad y buena presentación. Al menos a primera vista. Y es que al analizarlo con más detenimiento, se aprecia que los materiales no están tan cuidados. La mayoría de planchas de recubrimiento son plásticos de superficie dura, en vez de mullida, y con una apariencia algo económica.

Sucede con la parte superior del salpicadero, la zona alta de los paneles de las puertas, la tapa de la guantera y la consola inferior, el área donde va la palanca del freno de mano.

El equipo de serie se merecería también una revisión. Hay tres terminaciones disponibles: Live, Feel y Shine. La primera (desde 11.750 euros) viene bien dotada en seguridad, con seis airbags, ESP, alerta de cansancio del conductor y de salida del carril, regulador/limitador de velocidad y detalles extra como el ordenador de viaje. Pero poco más.

No incluye equipo de música, Bluetooth para el móvil, aire acondicionado y puerto USB, que se ofrecen solo en un paquete que cuesta 1.100 euros más, que es justo el sobreprecio que tiene el siguiente nivel. Y no puede llevar llantas de aleación ni elevalunas traseros eléctricos.

El Feel (desde 12.850) suma todo lo anterior (salvo las llantas y los elevalunas), pero repite la misma política: solo se puede añadir un paquete que sale por 1.650 euros y viene con climatizador, pantalla táctil de siete pulgadas, navegador, llantas de aleación de 16 pulgadas y las almohadillas o Airbumps laterales.

Por último, el acabado superior Shine (desde 15.950) cuenta con cuatro elevalunas eléctricos, sensor de lluvia y luces, volante de cuero y cámara trasera de ayuda al estacionamiento, aparte de todos los elementos anteriores.

Las opciones de personalización requieren, asimismo, adquirir como mínimo el equipamiento Feel y engordar un poco más la factura final: el techo bicolor sale por 300 euros, y el cambio de decoración interior, por 200. A cambio, hay opciones sueltas muy económicas, como el techo solar panorámico, que tiene un precio de 500 euros (solo en Shine).

citroën c3

6. UNA CÁMARA QUE TODO LO VE

El gadget distintivo del Citroën C3. Se llama Connected Cam y consiste en una cámara, ubicada junto al retrovisor interior, con funciones de entretenimiento y seguridad. El conductor ha de bajarse una aplicación y enlazar su teléfono con el ojo digital. Así, al pulsar un botón hace una foto, y al realizar una pulsación larga, graba 20 segundos de vídeo. Los archivos aparecen automáticamente en el móvil del usuario.

El sistema graba en Full HD, opera con un campo visual de 120 grados y tiene una memoria de 16 gigas. Pero el dispositivo va constantemente grabándolo todo, y eliminándolo pasados dos minutos. Solo almacena los archivos cuando se pulsa para hacer una foto o vídeo, y si se produce un accidente.

En este caso, la cámara guarda los 30 segundos previos y el minuto posterior al percance, lo que puede resultar de ayuda para dirimir quién es el responsable. Cuesta 300 euros en el acabado superior Shine y 500 en el Feel, donde se ofrece en un paquete que incluye también sensores de lluvia y luces.

7. PRECIOS

El nuevo Citroën C3 está ya a la venta. Las primeras unidades se entregarán en la segunda quincena de noviembre. Las tarifas incluyen ya descuento de lanzamiento.

Gasolina

  • Puretech 68 CV Live: 11.750 euros
  • Puretech 68 CV Feel: 12.850 euros
  • Puretech 82 CV Feel: 13.500 euros
  • Puretech 82 CV Shine: 15.950 euros
  • Puretech 110 CV Feel: 14.900 euros
  • Puretech 110 CV Shine: 17.350 euros

Diésel

  • BlueHDi 75 CV Live: 14.000 euros
  • BlueHDi 75 CV Feel: 15.100 euros
  • BlueHDi 75 CV Shine: 17.550 euros
  • BlueHDi 100 Feel: 16.000 euros
  • BlueHDi 100 Shine: 18.450 euros