La Vespa más antigua del mundo sale a subasta

Las pujas se cerrarán el próximo 28 de marzo y podría alcanzar los 325.000 euros.

La Vespa más antigua del mundo sale a subasta

Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa necesitaba vehículos sencillos y fiables con los que motorizar a  los países que habían soportado la crudeza del conflicto bélico. En este escenario nació el concepto del escúter, una creación del ingeniero Corradino D’Ascanio por encargo del industrial Enrico Piaggio. La Vespa no sólo cumplió con su cometido sino que, además, se convirtió en un modelo legendario, icónico y precursor de una tendencia que hoy invade las calles de las grandes ciudades de medio mundo.

En 1946 se inició la fabricación de una primera tanda preserie de 60 unidades de la Vespa y sólo tres de ellas han sobrevivido hasta nuestros días. Precisamente la más antigua, la número 3, ha salido a subasta y se encuentra disponible desde Catawiki, un sitio especializado en este tipo de ventas. La puja permanecerá abierta hasta el próximo 28 de marzo y los subastadores calculan que el precio final de la MP6 oscile entre los 250.000 y 325.000 euros. Hasta el momento han sido 17 los interesados en su adquisición y la oferta más elevada en el momento de realizar esta información es de 142.500 euros, con lo que todo apunta a que se convertirá también en la adquisición más alta de la historia de uno de estos modelos.

La denominación de Vespa 98 hace referencia a la cilindrada de su motor monocilíndrico, con una potencia de 3,2 CV y un cambio de tres velocidades que le permitía alcanzar los 60 km/h de velocidad punta. Su número de chasis es el 1003 (la numeración arrancó en el 1001) y se fabricó de forma completamente artesanal, moldeando su carrocería de chapa al golpearla sobre una madera para ser soldada a mano a continuación. La popularización del modelo exigió, obviamente, un proceso de industrialización que llegó a las 15.000 unidades que salieron de la factoría de Piaggo hasta 1948.

El Vespa más antigua del mundo está, como no podía ser de otro modo, en la región italiana de Reggio Emilia y disfruta de un cuidado proceso de restauración, con lo que su estado ha sido calificado como “muy bueno” por los tasadores.  La pintura se eliminó de la carrocería y la chapa original fue protegida por un revestimiento transparente, disponiendo además de la documentación reglamentaria.