Actualidad

Coches de alta gama resucitan el aeropuerto de Ciudad Real

Coches de alta gama resucitan el aeropuerto de Ciudad Real

Primero fue aeropuerto, después plató de cine y mañana se transformará en pista de pruebas para la presentación de la nueva gama deportiva del modelo GS 450 HF Sport de Lexus. Ciudad Real asiste a la transformación de su aeropuerto, abierto en diciembre de 2008 como el primero de carácter privado en España con la pretensión de recibir a 2,5 millones de viajeros en cinco años y de servir de apoyo al congestionado tráfico aéreo de Madrid. Dos años y medio después, lastrada por las deudas y con menos tráfico del esperado (100.000 pasajeros), la empresa entró en concurso de acreedores y desde el pasado 13 de abril su pista de 4.000 metros de longitud, una de las mayores de Europa, permanece cerrada.








Dos personas observan la plataforma de aeronaves vacía. / Uly Martín




Las instalaciones, no esperan, al menos de momento, a ninguna aeronave, sino a empresas con ideas que quieran aprovechar unas instalaciones nuevas con una terminal de viajeros de 28.000 metros cuadrados y una zona de carga preparada para mover 90.000 toneladas anuales. Los interesados trasladan su petición detallada al aeropuerto y es el juez del Juzgado de Instrucción número 4 de Ciudad Real el que decide si autoriza o no el evento.




La pista de aterrizaje que usarán los coches es una de las mayores de Europa con 4.000 metros de longitud



En septiembre pasado, el aeropuerto recuperó cierto movimiento con el aterrizaje de ficción de una maqueta de un Airbus de 29 metros. Era parte del montaje que desplegó el director de cine, Pedro Almodóvar, para rodar varias secuencias de su última película Los amantes pasajeros. La pista ya se había utilizado como escenario de la serie Vuelo IL 8714 de Telecinco sobre el trágico accidente de un avión de Spanair en Barajas en el que murieron 154 personas.

A partir de mañana, el aeropuerto fantasma volverá a la vida durante unos días con la presentación de Lexus.  empresa automovilística se decanta por este tipo de instalaciones para probar sus vehículos, pero suelen ser aeropuertos antiguos. Porsche, por ejemplo, ha utilizado un pequeño aeropuerto de la Segunda Guerra Mundial que se encuentra en Dresde (Alemania). Mucho más espectacular es la pista que alquiló para otro evento de 4.000 metros de longitud de un aeropuerto cercano a Berlín. La marca Mercedes Benz lleva a cabo algunos cursos de conducción en pistas de pequeños aeródromos y se decantó por el aeropuerto de Oslo para presentar el modelo SL eléctrico.

Un destino distinto para un proyecto fracasado en el que se invirtieron cerca de 1.000 millones de euros, parte de la Caja Castilla-La Mancha, entidad que tuvo que ser intervenida por el Banco de España.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no