¿Cómo elegir la mejor furgoneta para camperizar?

Adaptar un vehículo comercial como vivienda partiendo de cero es una opción cada vez más frecuente entre los aficionados al campismo.

Los vehículos camper, adaptados como viviendas sobre ruedas, sufren el idéntico escenario inflacionista que el resto del sector de la automoción. Productos escasos y de precio elevado, prohibitivos para un gran número de interesados. Una situación que ha llevado a muchos a optar por el proceso de camperización de una furgoneta convencional, intentando de ese modo ajustar el presupuesto en todo lo posible.

El proceso de camperizar un vehículo partiendo de cero no es rápido ni sencillo, mucho menos cuando no se realiza por especialistas. Es algo que conviene tener en cuenta para evitar frustraciones posteriores, acceder al vehículo soñado puede convertirse en una pesadilla si la preparación se complica hasta límites inimaginables.

Aunque antes de llegar a ese reto se debe de elegir y encontrar la furgoneta ideal para iniciar los trabajos. Y se trata de un punto clave para que el resto del trabajo llegue a buen puerto y, sobre todo, cumpla con las expectativas una vez se comience a utilizar. Para acertar en la elección se deben de tener en cuenta una serie de aspectos esenciales.

Uso y presupuesto

Para empezar, hay que decidir si se comprar una furgoneta nueva o de ocasión. Las primeras son caras y también escasean en estos momentos, mientras que las segundas disfrutan de una mayor oferta, pero con las incertidumbres propias de un vehículo usado. En este dilema es decisivo fijarse un presupuesto lo más ajustado posible a la realidad del comprador, permitiéndose una cierta flexibilidad, aunque también con un límite de inversión claro.

El tamaño

Con independencia de lo anterior, clave será el tamaño de la furgoneta. Existen de diferentes longitudes y alturas de caja, denominadas mediante la letra L para su longitud y la H para la altura junto a una combinación de números del uno al cuatro. Los largos (cuatro) van desde los cinco hasta los siete metros, mientras que las alturas (tres) oscilan entre 1,66 y 2.17 metros en el interior.

Por ejemplo, una carrocería L2 H2 mediría unos 5,4 metros de largo y tendría una altura útil de la caja de 1,93 metros. La altura es un factor especialmente importante puesto que indicará si es posible estar de pie en el interior del vehículo.

Antigüedad y kilometraje

Como en cualquier otro vehículo, la antigüedad y kilometraje de una furgoneta usada son detalles muy relevantes en el momento de su camperización. No tendría mucho sentido invertir una cantidad elevada en la preparación de una furgoneta con exceso de años y de kilómetros, a la que posiblemente le quedará una vida útil corta.

En todo caso, se debe considerar que los motores y mecánicas de los vehículos comerciales o industriales están diseñados para soportar muchos kilómetros de uso y un trato exigente… aunque todo dentro de los límites, claro está. Si se va a gastar dinero en una adaptación partiendo de cero, que el vehículo supere los 200.000 kilómetros o los cinco años de utilización supone entrar ya en un territorio con ciertos riesgos. Aunque, por supuesto, son cifras tan solo referenciales, ya que también es fundamental el tipo de trato y mantenimiento que haya tenido hasta ese momento.

El motor

Los motores de las furgonetas son, en su inmensa mayoría, diésel resistentes y austeros en los consumos. El cambio automático es aconsejable siempre que sea posible, mientras que la potencia está relacionada igualmente con el presupuesto disponible. Conviene disponer de la máxima posible, hay que mover un vehículo grande y pesado, a menudo próximo al límite de las 3,5 toneladas.

Y aunque el ritmo de esta actividad turística sea pausado, un rendimiento escaso puede comprometer viajes por carreteras reviradas o montañosas, adelantamientos o largos desplazamientos por autovía. Si el dinero alcanza, estar por encima de los 150 CV es la mejor garantía de que cualquier viaje no se convierta en casi un suplicio.

Las marcas

Las marcas que lideran el sector de los vehículos comerciales son bien conocidas, siendo la base ideal para proceder a su camperización. Fiat, con su modelo Ducato, es una de las líderes del mercado al disfrutar de carrocerías muy aprovechables para su adaptación, así como motores fiables.

Pero hay muchas más opciones y con garantías suficientes para emprender esta aventura, así que los gustos personales de cada usuario y su disponibilidad o precio condicionan sin duda la selección: desde la popular Volkswagen Transporter a la no menos prestigiosa Mercedes Sprinter, pasando por la Renault Traffic, la Ford Transit, la Iveco Daily, la Citroën Jumper, la Peugeot Boxer….

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años ha tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Más Información

Citroën C5 Aircross
marca valiosa

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no