Después de una década en la que las emisiones de dióxido de carbono producidas por el automóvil no han dejado de reducirse, los resultados de 2017 reflejan por primera vez una tendencia negativa. Y es que el año pasado la polución media de CO2 de la industria en Europa se situó en 118,1 g/km, tres décimas de punto por encima de los 117,8 gramos con los que se cerró 2016.

Para la consultora JATO, las claves del cambio están en la caída de ventas de los modelos diésel, que emiten menos CO2 que los de gasolina, y en el auge de los SUV o familiares de estilo campero, que por su mayor tamaño, peso y aerodinámica menos eficaz consumen más que los turismos.

El dato es preocupante, no solo por las implicaciones directas sobre la contaminación, sino también porque este incremento aleja el cumplimiento del límite marcado por la Unión Europea para 2020, los 95 g/km de CO2. Y la nueva norma para homologar el consumo tampoco ayuda, porque el estándar WLTP resulta más exigente que el anterior NEDC, y provoca un aumento del consumo de los vehículos, y de sus emisiones, de entre un 10% y un 30%.

Toyota es la nueva líder de la industria, gracias a sus 101,2 gramos. Es de las pocas marcas que han bajado sus emisiones medias. Su estrategia comercial, focalizada en modelos híbridos, parece dar sus frutos. Peugeot, en cambio, pierde una posición y queda segunda, porque en 2016 vendió muchos SUV, debido al éxito de los 3008 y 5008, que han provocado un aumento de su polución media. Kia es la firma que más ha mejorado su promedio en 2017 (-4,5 gramos) y, Skoda, la que más lo ha empeorado (+4,1). BMW, por su parte, es el fabricante exclusivo mejor clasificado, porque es de las compañías con una oferta más amplia de vehículos eléctricos puros y versiones electrificadas, y también de las que consigue mejores consumos en sus modelos térmicos.

marcas coches menos contaminantes

En Europa, las matriculaciones de modelos de gasóleo bajaron a 6,77 millones en 2017, un 7,9% menos que en 2016, lo que mermó su peso total en el mercado hasta el 43,8% (en 2011, por ejemplo, suponían el 54,9%). Paralelamente, la demanda de SUV no deja de batir récords.  Y la suma de estos dos factores, junto con la nueva norma WLTP, está creando la tormenta perfecta para el repunte de las emisiones de CO2.

Por tipos de coches, las grandes berlinas de lujo y los deportivos son los modelos que más dióxido de carbono emitieron y alcanzaron promedios de 160,6 y 153 gramos el año pasado, respectivamente. La razón: en el primer caso, su gran peso y dimensiones; en el segundo, la potencia de sus motores.

En el extremo opuesto se sitúan los modelos de ciudad, que con su registro de 103,7 gramos son el tipo de automóvil que menos poluciona. Los utilitarios suben a 105 y, los familiares compactos, a 110,8. Y los SUV, por su parte, que por su variedad de oferta agrupan propuestas de todos los tamaños (pequeñas, medianas y grandes) cerraron 2017 con una media de 133 g/km de CO2.

EL RANKING DEL CO2 2017

MARCA EMISIONES (g/km) POSICIÓN 2016 VARIACIÓN (%)
1. Toyota 101,2 3 -2,7
2. Peugeot 104,5 1 +2,7
3. Citroën 105,5 2 +2,2
4. Renault 106,6 4 +1,0
5. Suzuki 114,9 -3,8
6. Fiat 115,6 8 -0,4
7. Nissan 115,9 6 +0,9
8. Skoda 115,9 5 +4,1
9. Dacia 116,9 10 -0,7
10. Seat 118,1 7 +2,3
11. Volkswagen 119,6 +1,9
12. Kia 120,0 16 -4,5
13. Ford 120,8 12 +0,7
14. BMW 121,8 15 -1,3
15. Hyundai 122,0 18 -2,8
16. Opel 123,4 14 +1,0
17. Audi 124,3 -0,4
18. Volvo 124,3 13 +2,7
19. Mercedes 129,1 +1,6
20. Mazda 131,2 +3,5