Actualidad

Cómo limitar las emisiones de partículas por muy poco dinero

Los frenos de disco de un automóvil moderno emiten cuatro veces más partículas finas que el motor; hay tecnologías para reducir esas cifras notablemente.

emisiones

Un pequeño aspirador y un filtro en los frenos podrían reducir un 82% de las emisiones.

Las nuevas normas antipolución han señalado directamente a los motores térmicos y en particular a los diésel como responsables de emitir a la atmósfera partículas ultrafinas perjudiciales para la salud. Y hasta ahora, las soluciones propuestas han pasado por aplicar filtros de partículas en los tubos de escape (primero en los coches de gasóleo y posteriormente también en los gasolina) además de restringir el acceso de los vehículos más contaminantes en las grandes capitales. A medio plazo, la progresiva electrificación de los vehículos acabaría con el problema al conseguir las cero emisiones en el transporte. O por lo menos esa es la teoría.

Sin embargo, y en el caso de las partículas finas que contaminan el aire que respiramos, el problema está lejos de solucionarse. Dichas partículas, de un diámetro inferior a 10 µm y similar al de un virus, no solamente se generan por la combustión de energías fósiles. También se liberan por el rozamiento de los neumáticos con el asfalto y del producido en los sistemas de frenado. De hecho, unas recientes mediciones han detectado unos índices muy elevados de estos contaminantes en los túneles del metro de París, donde la energía utilizada es exclusivamente eléctrica .

Los frenos, origen del 20% de las emisiones

Según informa la Agencia Federal Alemana del Medio Ambiente, los frenos de disco de un automóvil moderno que cumpla la última normativa Euro 6 emiten cuatro veces más partículas finas que el motor (20 mg/km frente a 5 mg/km). La empresa de componentes Bosch ha estimado por su parte que las partículas emitidas por los motores de combustión suman 6,82 kilotoneladas por año, casi equivalentes a las debidas al tabaco (6,11 kilotoneladas), mientras que las achacables a la abrasión de los sistemas de freno y  los neumáticos son 21,61 kilotoneladas. Y el fenómeno se agrava paradójicamente en los automóviles eléctricos, ya que su mayor masa (debida a las pesadas baterías) y aceleración provocan más fricciones y rozamientos de rodadura que sus equivalentes en tamaño de motor térmico.

Las partículas ultrafinas liberadas por la fricción de las pastillas y los discos de freno son potencialmente peligrosas para la salud,  ya que por su tamaño microscópico penetran a través del aire en los pulmones y pueden fijarse en los tejidos, siendo especialmente nocivas las de algunos componentes metálicos pesados como el cobre o el plomo. Ya en 2012, un estudio realizado por Airparif, la agencia de la calidad del aire de la región de París, demostró que el 41% de las partículas finas en suspensión debidas al tráfico rodado provenían de la abrasión de los neumáticos, el revestimiento asfáltico y los frenos.

La solución para eliminar del todo estos contaminantes sólidos no parece fácil, aunque ya hay propuestas tecnológicas avanzadas que se están experimentando en su fase final.

Una aspiradora en las ruedas

Al no poder evitar las emisiones en su origen, la empresa tecnológica Tallano ha desarrollado un sistema integrado en la pinza de freno que recupera el 82% de las partículas evitando que se dispersen en la atmósfera. Una turbina diseñada para funcionar durante toda la vida útil del vehículo y que aspira las partículas que quedan almacenadas en un filtro que se sustituye al tiempo que las pastillas de freno.

Las pruebas finales del desarrollo se están completando a bordo de un Renault Zoe en las calles de París y ya ha anunciado que de aquí a tres años el sistema será montado de origen en automóviles de serie, como fueron añadidos en su día los sistemas ABS o los airbags. El mecanismo, bautizado Tamic, cuesta unos 20 euros por rueda y también se desarrollarán versiones para vehículos pesados, trenes y metro.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no