Actualidad

El amanecer de Rolls-Royce

El lujoso fabricante presenta el Dawn, un nuevo modelo descapotable, con interior de cuatro plazas y motor 6.6 V12 biturbo de 571 CV de potencia.

El amanecer de Rolls-Royce

No, no os llevéis las manos a la cabeza: no se trata de otra unidad personalizada desarrollada por la ‘Bespoke Division’ de Rolls-Royce. Esta vez la marca británica ha sorprendido a todos con un nuevo modelo, el Dawn (amanecer en inglés).

Antes de que salten las primeras voces, y eso que el modelo tiene todos los elementos de diseño típicos de la familia, desde las altas esferas del fabricante han querido dejar muy claro que no se trata de una variante drophead del Wraith. Afirman que el 80% de los paneles de la carrocería son completamente nuevos y que respecto al Wraith, la parrilla se ha retrasado 45 mm mientras que el frontal es 53 mm más prominente.

El descapotable mantiene las líneas elegantes de sus hermanos pero, gracias al morro más largo y a las llantas de 20 o 21 pulgadas (pintadas en el primer caso, pulidas en el segundo), gana músculo y tiene una presencia imponente. Lo que es más importante es que es un modelo atractivo tanto descapotado como la capota de lona cerrada, algo que no siempre se consigue.

Ésta está tratada de tal manera que, si está puesta, Rolls-Royce afirma que el habitáculo es igual de silencioso que en un coupé. Se puede abrir o cerrar con solo pulsar un botón y el proceso dura 20 segundos, pudiendo realizarse a velocidades de hasta 50 km/h.

Si la retiramos nos encontramos con un vistoso interior con una configuración 2+2. No falta el lujo ni la atención al detalle de la que suele hacer gala la marca, con una tapicería de cuero disponible en varios colores (entre ellos el Mandarin de las imágenes), combinada con molduras de aluminio y grandes superficies cubiertas en madera.

No falta un completo alijo tecnológico, con elementos que incluyen el sistema multimedia con pantalla táctil 10,25 pulgadas, un sistema de audio con 16 altavoces y dos cajas de bajos en el maletero, un sistema de navegación mejorado para acelerar el cálculo de rutas, un detector de calor para anticiparse a obstáculos (humanos o animales) por la noche…

Su estilo elegante y refinado oculta unas entrañas propias de una bestia, con un motor V12 6.6 biturbo bajo el capó, que entrega 571 CV de potencia y 780 Nm de par máximo, y va asociado a una caja de cambios automática ZF de ocho relaciones. La marca ha modificado el pedal del acelerador para que mejore en un 30% la respuesta a medio gas, consiguiendo una aceleración 0-100 en 4,9 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. El consumo, si es que le importa a los futuros poseedores del Dawn, es de 14,2 l/100 km en ciclo mixto.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no