Actualidad

El coche inteligente que vela por tu seguridad

El renovado Mazda CX-5 presenta una completa dotación de seguridad bajo el paraguas i-Activsense, que protege tanto a sus ocupantes como al resto de usuarios de la vía.

Mazda CX-5 seguridad

El CX-5 actúa automáticamente sobre la dirección o los frenos en caso de emergencia.

En el momento de elegir un automóvil, la seguridad es uno de los factores clave para los conductores. Un modelo que garantice el bienestar no solo de los ocupantes, sino también de los otros vehículos y  usuarios, es sinónimo de tranquilidad. Y en este sentido, el Mazda CX-5 2022 exhibe  un rendimiento excelente.

i-Activsense, la seguridad como prioridad

Mazda tiene en el Jinba Ittai, concepto japonés que identifica la conexión entre hombre y máquina,  uno de sus pilares fundamentales. Hacer sentir el coche como una extensión del conductor es algo que lleva a cabo a través de diversas estrategias, siendo la seguridad una de ellas.

Gracias al compendio de tecnologías agrupadas en i-Activsense, la conexión se incrementa, puesto que todas actúan en sintonía reduciendo las colisiones, avisando de peligros potenciales antes de que ocurran y, si el accidente es inevitable, reduciendo su gravedad. Esto hace que quien vaya al volante se sienta protegido y pueda disfrutar de una manera más relajada.

La importancia de la visibilidad

Una buena visibilidad es clave para viajar con seguridad, ya sea de día o de noche. En el Mazda CX-5 2022 la garantizan los faros Smart Full LED adaptativos (ALH), que son todavía más efectivos que los anteriores, ya que han pasado de emplear módulos de 12 ledes a utilizar otros de 20, lo que permite una distribución de la luz más precisa.

Así, proporcionan un potente haz, cambian de manera automáticamente a una posición más alta si se circula por autopista y, si detectan un vehículo que viene de frente, atenúan el grupo correspondiente para evitar deslumbrar al otro conductor sin perder visibilidad en el resto de la calzada.

Mazda CX-5 seguridad

Detectar lo invisible

Igual de importante es poder ver o sentir lo que no está al simple alcance de la vista. Ser consciente de lo que rodea al coche es importante para no evitar sobresaltos y, dado que las capacidades de los seres humanos son limitadas, es el arsenal tecnológico del vehículo es el que entra en acción.

Los puntos ciegos son inevitables al circular, pero un sistema como el control de ángulos muertos avisa al conductor de lo que no ve, emitiendo una señal luminosa para captar su atención y también sonora por si la primera no es suficiente.

Al dar marcha atrás, el detector de tráfico trasero emplea radares para identificar si se aproxima algún vehículo por los laterales o se está acortando distancias con otro, avisando a quien está al volante.

Y, por último, el sistema de frenada de emergencia en ciudad supone un aliado muy útil para evitar choques en el concurrido tráfico urbano. Los sensores delanteros, que reconocen tanto vehículos como peatones, activan la asistencia de frenada para detener el vehículo a tiempo y evitar la colisión y, si es necesario porque el conductor no reacciona rápido, frenarán de manera automática.

Confort y seguridad en la conducción

La tecnología de seguridad i-Activsense del Mazda CX-5 también deriva en comodidad, con diversos asistentes que hacen más placentero llevar a cabo largos viajes por carretera.

Desde la cabina, la presencia del Head-Up Display (una proyección sobre el parabrisas) permite al conductor disponer de toda la información que necesita (direcciones del navegador, velocidad, señales de tráfico, etc.) sin apartar la vista de la carretera, lo que evita que distraiga su atención y le permite reaccionar de manera más rápida.

Mazda CX-5 seguridad

Además, cuenta con ayudas para adaptarse a la vía por la que se circule, desde el control de crucero, que se combina con el lector de señales de tráfico para detectar si se circula a la velocidad adecuada, hasta el sistema de asistencia de permanencia en carril, que avisa si se está produciendo un cambio que no se haya señalizado y, en caso de ser necesario, corrige directamente la dirección para mantener el vehículo en el centro del carril.

La incorporación a los sistemas de seguridad más reciente es el Asistente de tráfico y crucero (CTS) que, en situaciones de tráfico lento como atascos, asiste al conductor en el acelerador, el freno y los giros del volante, ayudando a reducir la fatiga y haciendo la conducción en estas situaciones tediosas más confortable.

El peligro de los impactos laterales

Todos los elementos mencionados, sumados a factores como los materiales de alta resistencia empleados en su estructura, han servido al CX-5 para destacar sobre su competencia en los ensayos más recientes del prestigioso Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) estadounidense.

De una remesa de 20 todocaminos pequeños y medios, el japonés ha sido el único en obtener la puntuación máxima, incluso a pesar de la incorporación de una nueva prueba de impacto lateral más exigente que ha pillado a otras marcas por sorpresa.

Toda la seguridad en un solo coche

Con este compendio, el Mazda CX-5 se postula como uno de los vehículos más seguros del mercado en su categoría , empleando tecnologías  de vanguardia para convertirse en un coche inteligente que vela por la seguridad y bienestar tanto de sus ocupantes como de aquellos que le rodean.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no