Actualidad

Por qué las revisiones de la ITV son desde hoy más estrictas

El control de los vehículos mediante el puerto OBD detecta irregularidades con mayor precisión.

ITV

Las ITV tienen ahora más medios para detectar irregularidades. / TÜV Rheinland

El pasado 20 de mayo entró en vigor en España la nueva normativa sobre la Inspección Técnica de Vehículos que se aprobó a finales de 2017. Un paquete de medidas que entonces empezaron a funcionar, excepción hecha de la revisión sobre el Manual de Procedimiento de Inspecciones que se pone en funcionamiento hoy, 10 de septiembre. La principal aportación y la que más puede afectar al automovilista es la incorporación de herramientas de lectura de sistemas de diagnóstico a bordo, los conocidos como puertos OBD (por sus siglas en inglés On Board Diagnostic).

Esta norma pretende aprovechar todo el potencial de los modernos sistemas de control que proporcionan las centralitas electrónicas de los vehículos. Hasta ahora se utilizaban principalmente para el diagnóstico de averías por los talleres, conectando el puerto a una máquina específica capaz de realizar esta tarea. Desde hoy, las ITV usarán los puertos OBD para detectar irregularidades en las emisiones, catalogándolas como defecto grave e instando al propietario a su reparación.

Los vehículos afectados son los de más reciente homologación de emisiones, a partir de Euro 5, en concreto los ligeros matriculados a partir de 2011 y los pesados vendidos a partir de 2015. No se trata de un nuevo control, ni supone variaciones sobre los criterios ya aplicados, simplemente la conexión OBD permitirá comprobar que no existen errores ni averías, además de verificar que no se han producido manipulaciones, desconexiones ni desmontajes fraudulentos, una práctica más habitual de lo que inicialmente se podría pensar.

ITV

Líneas de inspección de una estación de ITV. / AECA-ITV

Las estaciones de ITV llevan realizando desde hace varios meses lecturas OBD en periodo de pruebas, para familiarizarse con la normativa e informar a los usuarios. Según explica Luis Ángel Gutiérrez Panda, presidente de la asociación AECA-ITV que agrupa a la práctica totalidad de empresas del sector en España, “la lectura OBD es un complemento a las tradicionales prueba de control de emisiones, pero no las sustituye”. Además, lanza un mensaje tranquilizador a los usuarios: “Los vehículos bien mantenidos no tienen por qué tener problemas en la ITV”.

El control de emisiones mediante el puerto OBD es sólo el primer paso en la utilización de este dispositivo para otras funciones, básicamente la vigilancia del estado de equipamiento de seguridad activa y pasiva. Aunque no existe una fecha definida para ello, se prevé que el Manual de Procedimiento de Inspecciones contemple en un futuro la comprobación de sistemas como el control de estabilidad, el ABS, los airbags, la iluminación, los pretensores de los cinturones…

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no