Skoda Karoq, el hermano pequeño del Kodiaq (y primo del Seat Ateca)

La marca checa amplía su gama SUV con un modelo más compacto, cargado de tecnología y con cinco motores de entre 115 y 190 CV de potencia.

Skoda Karoq, el hermano pequeño del Kodiaq (y primo del Seat Ateca)

Una versión mini del Kodiaq.

Skoda llevaba tiempo lanzando adelantos y generando expectativas sobre su segundo SUV (con permiso del Yeti), el hermano pequeño del Kodiaq, y por fin lo ha desvelado: así es el Skoda Karoq, que espera conseguir el mismo éxito que el Seat Ateca, con el que comparte ADN.

Desde un primer vistazo se notan las referencias a ambos modelos, puesto que adapta el diseño del Kodiaq a unas dimensiones similares a las del Ateca (4.382 mm de largo, 1.841 mm de ancho, 1.605 mm de alto y 2.638 mm de batalla).

El conjunto formado por parrilla y faros aporta sensación de horizontalidad, algo a lo que contribuye el paragolpes inferior. Las protecciones de plástico se limitan a los bajos y dejan libres los definidos pasos de rueda, mientras que la marcada línea de cintura dirige la mirada hasta los pilotos traseros y a una zaga bastante sencilla y limpia. Las llantas, con diseños exclusivos para el modelo, tendrán medidas de 16  a 19 pulgadas.

En el habitáculo, Skoda hace gala una vez más de sus soluciones Simply Clever, como el sistema VarioFlex para la banqueta trasera, gracias al cual los asientos se pueden regular longitudinalmente, plegar de manera individual e incluso desmontarse.

De esta manera, la capacidad del maletero pasa de 521 litros a 1.630 y a 1.810 en el último caso. Además, el Karoq será el primer modelo de la marca en utilizar un cuadro de instrumentos 100% digital, con una pantalla de 12,3 pulgadas que se podrá personalizar para que muestre la información que se requiera en cada momento.

La oferta mecánica del Skoda Karoq está formada por cinco motores. El de acceso es un gasolina 1.0 TSI de 115 CV, y le sigue el diésel 1.6 TDI de 116 CV; por encima se encuentran el 1.5 TSI EVO y el 2.0 TDI, ambos de 150 CV, y el tope de la gama es una variante más potente de este último que llega hasta los 190 CV.

La caja de cambios básica es una manual de seis relaciones, siendo la DSG de siete opcional; la tracción es delantera, aunque la integral está como opción en los motores de 150 CV. El TDI de 190 CV, por su parte, emplea de serie tanto el cambio automático como la tracción total.

Los acabados aún no se han detallado, pero, en todo caso, el Skoda Karoq llega bastante cargado en el ámbito tecnológico: un selector de modos (Normal, Sport, Eco, Individual y Snow), Skoda Connect compatible con Apple CarPlay y Android Auto, Traffic-Jam Assist (‘piloto automático’ para atascos), asistente de carril, frenada de emergencia, aparcamiento asistido, punto generador de wifi…

Skoda Karoq