• 1 / 5

    Land Rover de 1948

    El Land Rover se presentó en 1948 como una “máquina agrícola capaz de servir a la vez de tractor y furgoneta” para ayudar a que el campo británico se recuperase tras la II Guerra Mundial. El primer Land Rover se inspiró en el Jeep Wyllis norteamericano y tenía una carrocería de aluminio de dos puertas, techo de lona, motor de gasolina 1.6 cuatro cilindros de 50 CV con tracción 4x4 desconectable y una caja de cambios con reductora. En un principio se concibió para ser fabricado durante dos o tres años nada más, pero su éxito a nivel mundial lo globalizó muy pronto como vehículo de trabajo indestructible (en 1992, la marca declaraba que el 70% de las unidades producidas seguían en activo). Más de dos millones de Land Rover salieron de la fábrica de Solihull (Reino Unido) hasta 2016, cuando se interrumpió la producción a la espera de que llegara el modelo actual.

  • 2 / 5

    Jeep Willys de 1943

    En 1941 el Wyllis ganó un concurso convocado por el ejército norteamericano para dotarse de un vehículo de reconocimiento polivalente, un proyecto denominado GP (General Purpose). Apodado Jeep, era ligero (1.054 kilos) y compacto (3,5 metros) y montaba un motor de gasolina 2.2 cuatro cilindros de 60 CV con tracción 4x4 desconectable y una caja de cambios de tres velocidades con reductora. Reforzada por Ford, su producción alcanzó las 650.000 unidades durante la II Guerra Mundial y desde entonces estuvo presente en casi todos los conflictos bélicos del Siglo XX. En 1987 dio origen a la versión civil Wrangler: un modelo que ha mantenido hasta hoy la concepción básica y las aptitudes de todoterreno extremo del modelo original, pero incorporando los materiales y las tecnologías más modernas.

  • 3 / 5

    Toyota BJ de 1953

    El antecesor del Land Cruiser era un vehículo de 1951 diseñado para la policía de Japón. Inspirado sobre el chasis del Jeep norteamericano, tuvo que demostrar sobre el terreno sus cualidades escaladoras y consiguió batir el record de ascensión al monte Fuji. Toyota lanzó en 1953 la primera versión comercial llamada BJ, más refinada y cómoda, que destacaba por la potencia de su motor 3.4 de seis cilindros y 85 CV y una eficaz tracción 4x4 con caja reductora. Dos años más tarde adoptaría el nombre Land Cruiser, que se ha convertido en un referente mundial entre los todoterrenos puros después de una evolución que ha pasado por nueve generaciones diferentes y haber superado en ventas totales diez millones de unidades.

  • 4 / 5

    Mercedes Clase G de 1982

    En los años 70, el Shah de Irán poseía el 25 % de las acciones de Daimler-Benz y quería para su ejército el mejor todo terreno del mundo. Mercedes y su antigua filial austriaca Steyr-Puch desarrollaron entonces el Puch II, pronto rebautizado como G Wagen, un 4x4 de formas cúbicas y dos tamaños de carrocería (2,40 y 2,80 metros). Además llevaba la transmisión de los camiones ligeros militares Unimog y sus motores diésel o gasolina podían ser de 4, 5 o 6 cilindros, con potencias desde 72 hasta 156 CV. Pero una semana después de presentarse, el 4 de febrero de 1979, el Shah Reza Pahlevi fue derrocado por el Ayatolá Jomeini, cancelándose el pedido inicial de 20.000 unidades. Pese a tan catastrófico comienzo, la marca ha vendido desde entonces más de 300.000 Clase G y muchos de ellos en sus versiones más lujosas AMG. Sin embargo, ya ha anunciado el cese de su producción en 2023 para dar paso a un modelo electrificado.

  • 5 / 5

    Land Rover Santana

    La versión española del primer Land Rover se empezó a producir bajo licencia en 1958 por Metalúrgica Santa Ana en Linares (Jaén). Este todoterreno polivalente y fiable, que se fabricó hasta 1994, tenía dos mecánicas sencillas: 2.2 de gasolina y 2.0 diésel (51 y 62 CV). Y motorizó al mundo rural, y también a la Administración, desde policía, bomberos y Guardia Civil, hasta el Ejército y obras públicas. Incluso se exportó a América, África y Oriente Próximo, y tuvo variantes propias de carrocería que llevaron la producción al récord de 7.150 unidades (1979). En los años ochenta comenzó un largo declive que llevó al cierre de la factoría andaluza en 2011 tras un agónico intento de supervivencia con el Aníbal, una copia tuneada del original.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no