El Toyota Prius fue el modelo que inició a la carrera de los coches híbridos, pero, después de cuatro generaciones y a pesar de renovarse de manera constante, ya no está solo en el mercado y la competencia es feroz. Motivo más que suficiente para que el fabricante japonés ponga al día su superventas con vistas al nuevo año.

Y lo que ha decidido Toyota es apostar por la seguridad. Lo hace mejorando el Toyota Safety Sense, un escudo protector con el que ya contaba la actual generación del Toyota Prius y que ahora incorpora la alerta de tráfico trasero: valiéndose del radar del detector de ángulo muerto, avisa con luces y sonido al conductor si cuando está maniobrando sin visibilidad otro vehículo se acerca por detrás.

El Toyota Safety Sense integra también sistema de seguridad precolisión, detección de peatones, control de crucero adaptativo, avisador de cambio involuntario de carril, control inteligente de luces de carretera y reconocimiento de señales de tráfico.

La gama, por otra parte, no experimenta muchos más cambios, manteniéndose solo un nivel de acabado para el sedán. La única novedad es la ampliación de la paleta de colores de la carrocería con el nuevo tono Bronce Platino.

El Toyota Prius 2018 ya está disponible con un precio que arranca en los 29.990 euros.