Actualidad

Un compacto original y eficiente

El Mazda 3 es una alternativa japonesa al VW Golf y sus rivales europeos. Propone una línea diferente y soluciones peculiares para reducir el consumo

Un compacto original y eficiente

Eficiencia sin apoyo eléctrico, pero en toda la gama a la vez y no solo en versiones especiales Eco. Es la hoja de ruta alternativa que propone Mazda para reducir a corto plazo los consumos y emisiones de sus modelos y se refleja en el nuevo 3, su familiar compacto que sale a la venta a finales de octubre: desde 15.850 euros con descuento de lanzamiento y sin Plan Pive ni otras promociones.

Mientras otras marcas europeas y orientales lanzan modelos eléctricos o versiones híbridas lavaconciencias para reducir las emisiones medias de sus gamas, aunque luego tengan ventas simbólicas, Mazda ha elegido un camino diferente. Lo define como SkyActiv y consiste en un paquete de avances que optimizan sus mecánicas de gasolina y diésel, y aportan mejoras inmediatas en todos sus coches.








Puesto de conducción Mazda 3. / Ingo Barenschee




El 3 es el modelo más vendido de Mazda, 3,5 millones desde su lanzamiento, y su alternativa al VW Golf. Esta tercera generación destaca por su personalidad estética, y se distingue de cualquier rival de su tamaño, algo difícil hoy en día. Para empezar, mide 4,46 metros de largo (4,58 la versión Sedan) y es el compacto más grande del mercado, superando al Astra (4,42) y al Golf (4,25). Pero sobre todo aplica el diseño Kodo o “alma del movimiento” de Mazda, un lenguaje estético muy original, con trazos ondulados que recorren la carrocería y transmiten solidez y dinamismo. Así, destaca el morro largo con una gran parrilla en forma de ala, y la zaga corta y musculosa con las aletas muy resaltadas. Y añade una aerodinámica muy eficiente (CX:0.26) y un chasis con aceros de alta resistencia que reducen el peso (hasta 70 kilos) y mejoran a la vez un 30% la rigidez.

El interior también prima la originalidad con un diseño atractivo y vanguardista. Destaca la pantalla central táctil y la instrumentación, con un reloj central que integra velocímetro y cuentavueltas. Además, está bien presentado, con materiales de calidad y un ambiente alegre y cuidado. Y tiene unos buenos asientos delante, unas plazas traseras con bastante altura y espacio para las piernas y un maletero suficiente (364 a 419 litros). Pero a pesar de su mayor tamaño, no es más amplio que sus rivales europeos. Con esta base y unas mecánicas sedosas y bien insonorizadas, el Mazda 3 ofrece un funcionamiento agradable y silencioso, con un tacto muy suave y refinado, y una conducción fácil que hace sentirse compenetrado enseguida.

La gama incluye dos carrocerías, 5 puertas y Sportsedan (4 puertas y 500 euros más) y cuatro motores con Start&stop y consumos hasta un 20% inferiores a los del anterior Mazda 3: 1.5 de 100 CV (15.850 euros, 5,1 litros, 118 g/km) y 2.0 de 120 CV (18.700, 5 litros y 118 g/km) y 165 CV (20.200, 5,8 litros y 210 km/h) en gasolina. Y hay un 2.2D de 150 CV en diésel, muy brillante en todo (21.200, 3,9 litros y 213 km/h) que cumple ya las emisiones Euro 6 (otoño 2014) sin aditivos especiales, un detalle muy meritorio. Todos se ofrecen con cambio manual de seis marchas, pero el de 120 CV y el Diésel pueden llevar un automático de seis (1.800 euros más) y tienen tres años de garantía. Los precios incluyen el descuento de lanzamiento y Mazda regala el pack Confort o el navegador (400 euros) y otros incentivos, como el Plan Pive, etc.



Eficiencia en los detalles





Radiografía mecánica.


El paquete tecnológico SkyActiv busca que los motores de gasolina de Mazda consuman como los diésel de sus rivales, y que los diésel alcancen la eficiencia de los híbridos. Y está ya muy cerca. Las soluciones son integrales y afectan a todo el coche, desde la carrocería (aerodinámica y peso) a la mecánica. Pero en los motores no se ha bajado la cilindrada ni se han añadido turbos, como han hecho otras marcas. En cambio, se ha optado por afinar todos los elementos, desde la inyección (directa) a los escapes, se han reducido un 30% los rozamientos, se ha adoptado una compresión sorprendente (14,1 en gasolina y diésel)…. Y todo esto, unido al Start&stop, permite bajar hasta un 20% el consumo.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no