Actualidad

Se venden menos coches usados y muy antiguos

El mercado de vehículos de ocasión cayó un 14% durante agosto, con protagonismo de los vehículos de más de 10 años.

coches baratos

Un centro de venta de coches de ocasión de BMW. / BMW

Moderado optimismo y algunas incertidumbres en el mercado español de vehículos de ocasión (VO). Durante el pasado mes de agosto, una vez publicado el cierre de los datos del sector, se realizaron 143.971 operaciones de compra-venta de coches de segunda mano, lo que supuso una caída del 13,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

Las estimaciones, en todo caso, prevén un repunte de la actividad en la última parte del ejercicio, calculándose un crecimiento al final del mismo del 10,5% para superar las dos millones de unidades, lo que supondría seguir un 4% por debajo de las cifras de 2019, el año previo a la pandemia de la Covid-19.

Los pronósticos al alza se basan en el efecto que la crisis de los semiconductores tiene en las matriculaciones. La carencia de coches nuevos, que afecta de forma significativa a las ventas, lleva a muchos usuarios a buscar soluciones de movilidad en el mercado de segunda mano. De hecho, los datos facilitados por Faconauto, la patronal de los concesionarios, y GANVAM, que representa a los distribuidores, señalan que por cada vehículo nuevo se han vendido tres usados, un ratio por encima de lo habitual.

En los ocho primeros meses del año las operaciones de VO suman 1.206.046 unidades, con un incremento del 20,8% en relación con el mismo periodo de 2020 y un ratio entre nuevos y usados del 2,1 a 1.  El 60% de las operaciones correspondieron a motorizaciones diésel (pese a que cayeron un 16,5%), seguidas por las de gasolina, que también disminuyeron el 14,7%. En la otra cara de la moneda aparecen las versiones electrificadas. Los eléctricos puros crecieron un 114%, los híbridos enchufables diésel el 341% y los híbridos enchufables gasolina el 273%.

Una de las grandes preocupaciones del sector del vehículo de ocasión sigue siendo la preponderancia de los coches de más edad, los que superan la década de antigüedad. Representan un problema para el control de las emisiones y la seguridad, pero por su precio más barato atrae a un buen número de compradores. Los automóviles más jóvenes perdieron peso en casi todas sus franjas, con la única excepción de los comprendidos entre cinco y ocho años que subieron el 13,8%.

Tania Puche, directora de comunicación de GANVAM, analiza así la situación del mercado de VO: “Agosto registró tres ventas de usados por cada nuevo, pero no tanto porque nuestro mercado de ocasión esté alcanzando el grado de madurez de Europa sino porque el de nuevos está hundido como consecuencia, sobre todo, de la crisis global de componentes. Esta falta de stock para atender la demanda de nuevos ha hecho que los modelos procedentes de flotas de renting, bien cuidados y mantenidos, tiren del mercado”.

Del mismo modo, recuerda la problemática de la antigüedad de estos coches usados: “No obstante, no podemos perder de vista que siete de cada diez operaciones con vehículos de segunda mano siguen en manos de particulares, con vehículos de más de 10 años como protagonistas, lo que evidencia la necesidad de una estrategia eficaz de achatarramiento que permita mejorar cualitativamente la oferta y evitar el impacto negativo que estas ventas tienen sobre la seguridad vial y la calidad del aire”.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no