Pruebas

Hyundai Ioniq 5: icono de la tecnología eléctrica

A la venta desde 34.540 euros, descuentos incluidos, y con tecnologías como la carga solar o el aparcamiento remoto, el modelo coreano se adelanta al futuro.

Hyundai Ioniq 5

El Hyundai Ioniq 5 ofrece una autonomía de hasta 686 kilómetros en ciudad.

El Hyundai Ioniq 5 es uno de esos coches que salen muy de vez en cuando y marcan la diferencia. Desde su diseño futurista, que busca transmitir una imagen icónica, hasta la tecnología eléctrica y los sistemas de información a bordo, el aprovechamiento del espacio o sus funciones innovadoras, como la recarga solar, la carga ultrarrápida (recupera energía para 100 kilómetros en 5 minutos) o el aparcamiento en remoto desde fuera del coche.

El Hyundai Ioniq 5 añade una garantía de cinco años, con una extensión suplementaria de ocho anualidades de asistencia en carretera, que incluye el servicio de recarga si se agotan las baterías en ruta. Está ya a la venta en tres versiones y con un precio de salida de 43.620 euros, que se pueden quedar en 34.540 euros con el Plan Moves III y financiando con la marca.

Nueva plataforma, la clave del futuro

Como su primo el Kia EV6, el Hyundai Ioniq 5 comparte la nueva plataforma E-GMP (chasis y mecánica) del grupo coreano, diseñada específicamente para coches eléctricos.

Esta solución permite integrar las últimas tecnologías disponibles para ampliar el espacio y optimizar su funcionamiento. Se trata de una base modular que se aplicará en futuros modelos de diferentes tamaños, como el Ioniq 6, una berlina que saldrá en 2022, o el Ioniq 7, un SUV grande que llegará más adelante.

Tres mecánicas y hasta 686 kilómetros de autonomía

El nuevo modelo eléctrico de Hyundai se ofrece con dos baterías y tres motores para elegir. La versión básica combina una pila de 58 kWh asociada al motor de 170 CV y ofrece 384 kilómetros de autonomía (desde 43.620 euros sin ayudas).

Por encima se sitúa la pila de 73 kWh, disponible con el motor de 218 CV (desde 46.320 euros), y al igual que la anterior, con propulsión trasera. Y ofrece 481 kilómetros de autonomía y 686 en ciclo urbano. Por último, la versión superior mantiene la misma batería con un motor de 306 CV e incluye también tracción 4×4 (desde 59.020 euros), pero el rango de uso baja a 460 kilómetros.

Consumo ajustado y confort de marcha

En la presentación de Madrid se ha podido probar la versión intermedia de 218 CV, que ofrece un buen equilibrio entre confort y dinamismo. Tiene tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport), y aunque con el primero es algo perezoso, con el Normal ofrece una buena respuesta al acelerador y mantiene unos consumos moderados.

En un recorrido mixto en ciudad, carretera de doble sentido y autopista sin buscar la máxima eficiencia en la conducción, el Hyundai Ioniq 5 gastó 18,7 kWh de media, que traducido a autonomía habrían permitido recorrer 390 kilómetros. Con el programa Sport ofrece aceleraciones más contundentes, y practicando una conducción más alegre el consumo subió a 25,3 kWh con un rango de uso estimado de unos 300 kilómetros.

Por lo demás, el Hyundai Ioniq 5 tiene un tacto de conducción muy suave, está bien aislado y filtra con solidez las irregularidades del piso. Y aunque es un coche tranquilo que prima el confort, ofrece una estabilidad correcta, no sacrifica la agilidad y circula con un aplomo que trasmite consistencia y calidad.

Interior amplio y piso plano

La nueva plataforma aloja debajo la mecánica (motores y baterías), deja el piso plano de delante a detrás y permite desplazar las ruedas a las esquinas (tiene tres metros de distancia entre los dos ejes) para ampliar el interior.

Así, aunque tiene una longitud comedida, 4,63 metros de largo, sorprende por el espacio para las piernas de las plazas traseras y ofrece un maletero de 531 litros, que a primera vista no parece tan grande. A este se suman otros 57 litros en un cofre situado bajo el capó delantero (de 24 litros en el modelo con tracción 4×4).

Pantallas con fondo blanco

La puesta en escena interior del Ioniq 5 es también diferente a todo lo conocido. Destacan las dos pantallas rectangulares de 12,3 pulgadas cada una, una para el cuadro de instrumentos y la otra para el sistema de infoentretenimiento. Van en fondo blanco para mejorar la luminosidad interior y su configuración ha permitido eliminar casi todos los botones, salvo los de la climatización, que están en la base de la pantalla central.

La navegabilidad es sencilla e intuitiva, y proporciona mucha información, incluida la energía que recargan las placas solares del techo. Además, la consola central se desplaza en longitud y ofrece espacio para dejar todo lo que se lleve encima, incluidos bolsos grandes.

Carga ultrarrápida: 100 kilómetros en cinco minutos

El Hyundai Ioniq 5 y el Kia EV6 son los únicos modelos eléctricos, junto con el Porsche Taycan, que funcionan a 800 voltios en lugar de los 400 del resto (salvo los 700 del Baltasar Revolt). Esta tecnología reduce al mínimo los tiempos de carga en ruta, y utilizando un poste de 350 kW permite pasar del 10% al 80% de la batería en apenas 18 minutos y recargar energía para hacer 100 kilómetros en apenas cinco minutos.

El puerto de carga del Hyundai Ioniq 5.

Recarga solar: 1.300 kilómetros al año

Las placas solares, del techo ayudan a mantener la climatización interior cuando el coche está parado y pueden aportar unos 1.300 kilómetros de autonomía extra al año en Corea, según la marca, que podrían ser hasta 1.700 en España al tener más horas de sol.

Entre las soluciones tecnológicas innovadoras del Hyundai Ioniq 5 destaca también la función de almacén de energía. Incluye un adaptador que hace de enchufe y permite dar carga a cualquier dispositivo, ya sea un teléfono, otro coche e incluso una vivienda en las horas punta, cuando la electricidad está más cara.

Otras tecnologías avanzadas son el asistente para aparcamiento remoto, las luces de pixeles paramétricos de los faros delanteros y los pilotos traseros, la proyección de información en el parabrisas (Head up Display) con realidad aumentada, los airbags centrales situados entre los asientos delanteros, las plazas traseras con regulación eléctrica en longitud (13,5 centímetros) o la utilización de botellas de plástico recicladas en tapicerías y techo interior, así como las pinturas biológicas.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no