Eléctricos

Polestar arranca en España con su primer eléctrico

La marca sueca inicia su actividad en el mercado nacional con el lanzamiento del Polestar 2, un coche sin emisiones con tres variantes.

Polestar 2

El primer modelo de Polestar está listo para si comercialización en el mercado español. / Polestar

Polestar es una empresa sueca de automoción participada a partes iguales por Volvo y el grupo chino Geely. Inició su actividad en 2017, en 2019 presentaron su híbrido enchufable Polestar 1 (ya fuera de producción) y un año después llegó a algunos mercados el Polestar 2, su primer modelo 100% eléctrico.

Con cierto retraso a causa de la pandemia, la marca y sus productos recalan desde hoy en España, atacando el segmento premium y con ambiciones de competir con rivales como Audi, BMW, Mercedes o Tesla. Y lo hacen con un producto que se fabrica en China, pero que se ha diseñado y configurado para satisfacer las mayores exigencias y con todo el bagaje tecnológico de Volvo.

El Polestar 2 es una berlina de 4,60 metros de longitud, con un diseño atrevido que envuelve un interior cuidado con esmero, tal y como se espera de un coche de su posicionamiento y precio. La iluminación LED, las llantas de serie de 19 pulgadas y la simplicidad en sus formas y aditamentos definen una carrocería de cinco puertas y marcada personalidad.

Interior cuidado

En el interior se mantiene esa sencillez estructural aderezada con un ambiente muy tecnológico. La instrumentación digital de 12,3 pulgadas o la pantalla central flotante de 11,1 pulgadas colocada en formato vertical focalizan esta sensación, siendo además el primer coche del mundo que recurre a un sistema operativo exclusivo desarrollado por Google.

Polestar utiliza materiales reciclados para tapizados o guarnecidos, mientras que la calidad de los acabados confirma que los fabricantes chinos pueden elevar el listón hasta el nivel que marquen las exigencias (de hecho, el Polestar 2 se produce en la misma planta de la que salen los Volvo para el mercado local). La amplitud es buena, entre otras cosas porque el techo solar que ocupa toda la superficie superior otorga luminosidad y libera espacio respecto a un cerramiento metálico clásico.

El coche dispone de una llave convencional de serie, pero se puede abrir, arrancar y controlar mediante una aplicación propia disponible para tantos usuarios como el propietario elija.

Otro detalle común con otros eléctricos es la disponibilidad de dos maleteros: el tradicional trasero de 410 litros y otro delantero, ubicado bajo el capó, de 41 litros más.

El equipamiento de serie de la versión básica ya es muy completo, con elementos como la instrumentación digital completa, sensor de lluvia, portón de maletero automático, asistencia de aparcamiento, cámara de visión trasera, la mayoría de las ayudas de seguridad imaginables, ocho airbags, alarma antirrobo, retrovisores sin marcos, palanca de cambio hexagonal o arranque automático al acceder al habitáculo.

El salpicadero del Polestar 2 y su gran pantalla central.

Además, la marca sueca ofrece tres paquetes de opciones cerrados (Plus, Pilot Lite y Performance), junto con la posibilidad de solicitar individualmente detalles como las llantas de 20 pulgadas, la pintura metalizada, la tapicería de cuero o el enganche de remolque.

Oferta mecánica

La motorización del Polestar 2 se basa en la unidad eléctrica síncrona de imanes permanente que les suministra Valeo-Siemens. La versión tope de gama utiliza dos propulsores para alcanzar un rendimiento de 300 kW (408 CV), mientras que las otras dos disponibles son de motor único de 170 kW (231 kW), siempre con el habitual cambio de marchas automático de velocidad única que utilizan los eléctricos.

La batería de iones de litio de 400 voltios tiene una capacidad nominal de 78 kWh en las versiones de largo alcance, reduciéndose a los 69 kWh en la estándar. Las autonomías homologadas WLTP son, respectivamente, de 482, 542 y 474 kilómetros. Los tiempos de carga oscilan (dependiendo de la capacidad y el tipo de punto) entre los 35 minutos y las siete horas.

El consumo eléctrico de la versión más ahorradora oscila entre los 16,7 kWh y los 20,2 kWh, mientras que las prestaciones de la más potente hacen sombra a las mejores de su categoría: 205 km/h de velocidad punta y aceleración de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos.

El Polestar 2 apunta al segmento premium del mercado.

Comercialización

Las ventas de Polestar se realizan exclusivamente a través de internet, aunque la marca pronostica que el 65% de las iniciales corresponderán a operaciones con flotas. En las restantes a particulares, las entregas se realizarán en puntos específicos creados para tal fin, aunque más adelante existirá la opción de hacerlo a domicilio.

Desde hoy se pueden solicitar pruebas de conducción y realizar pedidos, aunque los primeros coches no se entregarán hasta el próximo mes de septiembre.

Del mantenimiento de los coches, muy simple como en todos los eléctricos, se encargará la red de postventa de Volvo, aunque todas las actualizaciones de gestión se realizan de modo remoto, sin necesidad de acudir a ningún taller ni intervención alguna del usuario.

En cuanto a los precios, y sin considerar los mencionados paquetes opcionales, hay que señalar que se benefician de las subvenciones del Plan Moves III, al quedarse en la tarifa franco fábrica (sin impuestos) por debajo de los 45.000 euros. Así, el Long Range Dual Motor está disponible por 53.190 euros; el Long Range Single Motor, por 50.190 euros y el Standar Range Single Motor se queda en 47.190 euros.

Sobre la firma

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años he tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, redactor jefe en Prisa Motor.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no