Conducir

10 trucos para evitar que tu coche se convierta en un horno

En verano, la temperatura interior aparcando al sol es 20 grados superior a la que se registra en la calle.

Calor

Las altas temperaturas en el habitáculo pueden resultar muy desagradables.

Si has aparcado en plena calle, subir al coche, arrancar y empezar a circular es, la mayoría de las veces, una tarea casi imposible durante estos días de verano. Por mucha prisa que tengas, si fuera hay más de 40 grados no te quedará otra que tener paciencia y esperar a que el habitáculo pierda temperatura antes de ponerte en marcha.

Sin embargo, hay algunos trucos que pueden acortar el tiempo de espera. Estas son algunas recomendaciones prácticas y efectivas:

Estaciona en el interior

Proteger el coche de los rayos solares es indispensable para que la temperatura del habitáculo no resulte tan elevada. Independientemente del calor que haga en el exterior, si aparcas en un estacionamiento cubierto, mejor si es subterráneo, podrás conducir sin esperas.

Mejor a la sombra

La diferencia de temperatura en el interior de un coche aparcado al sol y o la sombra puede ser de hasta 30 grados en un caluroso día de verano. Así que, aunque tengas que dedicar algo más de tiempo (o de dinero) a estacionar tu vehículo, elige una zona fuera del alcance de los rayos solares.

Calcula la trayectoria solar

De nada sirve aparcar a la sombra si cuando vayas a volver a coger el coche ha cambiado la posición del sol y está dando de lleno sobre la carrocería; con solo calcular dónde estará la sombra al cabo de unas horas evitarás este problema.

Abre las ventanas

Deja una pequeña rendija abierta en cada ventana: lograrás que el calor no se acumule tanto en el habitáculo y la temperatura interior sea algo más parecida a la del exterior.

Coloca un parasol

Es una solución económica y relativamente efectiva ya que, aunque el coche seguirá estando caliente, la sensación de sofoco en el interior será menor. Los parasoles de aluminio rebotan los rayos solares y combaten hasta el 99,5% de los rayos UVA. Antes de comprar uno, tómate tu tiempo y calcula el tamaño de tu parabrisas. Escoge uno que lo cubra completamente y ajústalo correctamente.

Un consejo más: si tienes una silla infantil en el coche, cúbrela también con un parasol. De esta forma el pequeño no se quemará con las piezas metálicas del arnés cuando se lo abroches.

Protege todas las ventanillas

Tapar la entrada del sol por todas las superficies acristaladas del coche es también importante para bajar unos grados la temperatura. Coloca cortinillas textiles en la luna trasera y en las ventanillas laterales.

Láminas solares

Tintar las lunas del coche reduce bastante la temperatura del habitáculo, al tiempo que ayuda a optimizar la funcionalidad del aire acondicionado. Además, protege a los ocupantes de los rayos UV. Puedes colocar tú mismo las láminas o acudir a un taller especializado, pero, en cualquier caso, valóralo bien porque es una solución permanente y retirarlas requerirá algo de esfuerzo (o dinero).

Ventila el coche

Antes de subirte, abre todas las puertas del coche para que el habitáculo pierda calor. Además, hay dos trucos para que la temperatura interior descienda más rápido: utilizar las puertas a modo de abanico –abriéndolas y cerrándolas con rapidez– y bajar una ventanilla y abrir y cerrar la puerta del lado contrario repetidamente.

Conecta el aire acondicionado antes de subirte

Poner el aire acondicionado e, inmediatamente, empezar a circular no es una buena idea. Tómate un tiempo para que el sistema pueda funcionar correctamente y, de esta forma, sea eficaz.

Coloca un trapo húmero

Es una solución de andar por casa que puedes emplear si el coche tiene unos cuantos años y su sistema de refrigeración no funciona demasiado bien: colocar un trapo húmero en la rendija central del salpicadero al tiempo que conectas el aire acondicionado.

¿Cómo nos afecta el calor?

Las altas temperaturas influyen en los conductores, tanto en las capacidades físicas –aumenta la fatiga y se toman decisiones equivocadas– como en las conductas –se incrementa la agresividad–. Hay estudios que certifican que cuando el habitáculo del vehículo alcanza los 30 grados, aumenta un 22% el tiempo de reacción y un 20% el riesgo de cometer errores durante la conducción. En la Oficina de Control Técnico de Alemania (TÜV) han constatado, además, que pasar de los 30 grados dentro de un coche equivale a una pérdida de la atención sobre la conducción de un 10%, y cuando se llega a los 35 grados, las sensaciones son similares a la que se tendrían tras haber ingerido alcohol y dar positivo con 0,5 g/l en sangre.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no