Conducir

Cómo denunciar el robo del coche, reclamar al seguro y evitar una multa

Estos son los pasos que debes seguir para no tener problemas con la Dirección General de Tráfico ni a la hora de pedir una indemnización.

robo coche

Durante 2017 se sustrajeron en España más de 116 vehículos al día.

En 2017 se robaron en España más de 42.000 coches, un delito cometido principalmente por bandas especializadas en el tráfico ilícito de vehículos con el objetivo de darles salida en otros países. Se trata, sin duda, de una lucrativa actividad en la que estos ladrones consiguen burlar incluso los más avanzados sistemas antirrobo de los coches. Concretamente, según las estadísticas de criminalidad del Ministerio del Interior, en 2017 se sustrajeron más de 116 vehículos al día. Sin embargo, solo en el 28% de los casos de robo se pudieron esclarecer los detalles del delito y, por tanto, conseguir localizar los vehículos.

Así pues, la sustracción de vehículos representa una actividad delictiva por la que todos podemos vernos afectados en algún momento, independientemente del modelo y la gama de coche de los que dispongamos. De este modo, es importante conocer cómo denunciar el robo de un vehículo y, en caso de disponer de una póliza de seguro que cubra este delito, cómo reclamar la indemnización a la compañía aseguradora.

¿Qué hacer si te han robado el coche?

En cuanto descubras que te han robado el coche, es fundamental que acudas a la Policía, a la mayor brevedad posible, para interponer una denuncia. “Antes que nada, para poner en conocimiento de las autoridades que se ha cometido tal delito y que se pueda iniciar la búsqueda cuanto antes. Pero también para tener un documento acreditativo de que se ha denunciado el hecho de cara a posibles imprevistos que puedan suceder desde que nos han robado el coche”, apunta Jordi Marí, abogado de ARAG especialista en seguridad vial.

Es decir, imagina que recibes una denuncia por alguna infracción de circulación con el vehículo robado. En tal caso, necesitarás demostrar que ya habías denunciado la sustracción del coche con anterioridad y, por tanto, que no tienes nada que ver con la infracción cometida ni eres responsable de los posibles daños ocasionados. Asimismo, en caso de tener un seguro que cubra el robo del vehículo, la compañía aseguradora también te pedirá la denuncia.

Más allá de acudir a la Policía, también es recomendable acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico y dar de baja temporal el vehículo por sustracción, a no ser que ya lo hagan los agentes en el momento de interponer la denuncia. De este modo, se deja constancia en Tráfico del robo y, además, podrás evitar multas y el cobro del próximo impuesto de circulación.

¿Cómo denunciar el robo de un vehículo?

A la hora de interponer la denuncia de la sustracción de tu coche en la Policía, necesitarás aportar los siguientes documentos e información:

El DNI, el pasaporte o la tarjeta de residencia.
Detalles sobre el lugar donde se ha producido el robo del coche y en qué franjas horarias de qué día puede haber tenido lugar.
Características del vehículo: marca, modelo, matrícula, color, extras o accesorios, además de cualquier detalle que pueda facilitar su identificación. Por ejemplo, alguna pegatina.
Objetos que pudieran estar en el interior del coche. Entre ellos, por ejemplo, la documentación del vehículo.

¿Cómo puedo reclamar la indemnización?

En caso de tener cubierto el robo del vehículo en tu póliza de seguro, debes comunicar su sustracción a la aseguradora en un plazo máximo de siete días tras haberlo conocido. La compañía te pedirá copia de la denuncia y procederá a indemnizarte, si el coche no fuera hallado en el plazo que estipule dicha póliza, que habitualmente son 30 días. De ser así, el importe de la indemnización que se va a recibir depende principalmente de lo que se establezca en el contrato y de la antigüedad del vehículo.

robo coche

Así pues, “cuando el coche tiene menos de un año o incluso dos, lo habitual es que recibas una indemnización que se corresponda con lo que costaría adquirir el vehículo nuevo, con las mismas características y extras que estuvieran declarados en la póliza. Es lo que se conoce como valor de nuevo”, explica el abogado Jordi Marí. En cambio, si el vehículo es más antiguo, lo más probable es que te indemnicen según se establezca por el valor venal o de mercado.

En tal caso, debes saber que “el valor venal corresponde al importe con el que está valorado el vehículo según su antigüedad en el momento inmediatamente anterior a producirse el robo del coche”, aclara Marí. Para ello, la póliza debería indicar los criterios que se van a utilizar para calcular esa cantidad o qué baremos utiliza la aseguradora para determinarla. Por ejemplo, tablas de valoración de asociaciones de vendedores de vehículos de segunda mano o bien un porcentaje de depreciación según aumenta la antigüedad del vehículo.

Por su parte, “el valor de reposición o mercado es el precio que nos costaría en el mercado de segunda mano comprar un vehículo de las mismas características y antigüedad al nuestro incluyendo el beneficio del vendedor, impuestos y gastos para transferir ese vehículo a nuestro nombre”, concluye el abogado de ARAG. Así pues, el valor de mercado es por tanto superior al valor venal.

¿Qué debo hacer si aparece mi coche?

En el caso de recuperar el vehículo por tu cuenta, debes notificarlo a la policía inmediatamente si antes habías interpuesto una denuncia. Por lo que respecta a la indemnización, cuando el coche aparece antes del plazo pactado en la cobertura de seguro, debes saber que no tendrás derecho a percibir ninguna cantidad. Esto será así, siempre y cuando no hubieras pactado expresamente en la póliza la posibilidad de escoger entre recuperar el vehículo o cederlo a la aseguradora.

En caso de que tu coche aparezca tras este periodo y habiendo sido ya abonada la indemnización, tienes dos opciones. La primera, quedarte con la indemnización y ceder la propiedad del vehículo recuperado a la aseguradora. Y la segunda, recuperar el vehículo y devolver a la aseguradora la indemnización recibida. Si finalmente optas por la primera opción, deberás facilitar a la compañía toda la documentación que te solicite para poder transferir el vehículo a su nombre.

Contar con una póliza con cobertura de robo es la mejor forma de garantizar tu tranquilidad y protegerte ante posibles daños, pero hay que leer detenidamente qué criterios de indemnización se están pactando en caso de sustracción del vehículo, ya que la cantidad que puedas recibir puede variar mucho.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no