Conducir

¿Sabes cómo se actúa cuando se acerca una ambulancia?

La Guardia Civil y la DGT recuerdan a menudo cómo hay que apartarse para dejar paso a los vehículos de emergencia.

Luces emergencia

El amarillo dejará paso al azul en todos los vehículos de emergencia.

Todos los veranos se producen millones de desplazamientos y cientos de atascos. Y la circulación se complica todavía más cuando tiene lugar un accidente. En ese momento, cualquier perturbación del tráfico dificulta el trabajo de los vehículos de emergencias que acuden al lugar del siniestro.

Y aunque los vehículos prioritarios están facultados para saltarse las normas de circulación –siempre que no pongan en peligro al resto de usuarios–, ¿saben los demás conductores cómo actuar?

Para empezar, en virtud del artículo 69 del Reglamento General de Circulación, deben facilitar el paso a ambulancias, coches de bomberos o de policía; de lo contrario, cometerán una infracción grave sancionable con 200 euros de multa.

Más allá de eso, sin embargo, parece que existen dudas sobre el conocimiento o la pericia de los automovilistas a este respecto. Al menos en la Guardia Civil y en la Dirección General de Tráfico (DGT) no parecen muy convencidos al respecto. Las sospechas se aprecian en Twitter, en la insistencia con la que aparecen mensajes como este en las cuentas oficiales de ambos organismos: “Cuando vas conduciendo sabes que debes ceder el paso a los vehículos de #emergencia que se acercan en tu sentido… Pero ¿sabes cómo hacerlo?”.

El citado artículo 69 indica que “tan pronto perciban las señales especiales que anuncien la proximidad de un vehículo prioritario, los demás conductores adoptarán las medidas adecuadas, según las circunstancias del momento y lugar, para facilitarles el paso, apartándose normalmente a su derecha o deteniéndose si fuera preciso”. 

Planteada así, la teoría parece fácil, pero en la práctica hay algunos matices que las autoridades competentes señalan en sus redes sociales. Y hay que actuar así cuando se oyen las sirenas o se ven las luces de emergencia, según las recomendaciones de Tráfico y de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, resumidas en una ilustración compartida en Twitter:

  • Vías de doble sentido. Los conductores deben reducir la velocidad todo lo que puedan, sin entorpecer de forma antinatural el tráfico, y colocar el vehículo lo más a la derecha posible. Así se creará un carril central para el vehículo de emergencias. 
  • Dos carriles por sentido. En este caso, los vehículos que circulen por el carril de la derecha deben pegarse al arcén derecho lo más posible, mientras que los de la izquierda deben hacer lo mismo hacia la izquierda, para que se cree el carril central de seguridad. 
  • Tres carriles por sentido. En autovías o autopistas de tres carriles, aquellos que vayan por el carril de la izquierda debe pegarse al máximo a la mediana; los del carril central y derecho, se apartarán a la derecha todo lo que puedan, y así se abrirá un espacio entre el carril izquierdo y el central.

Los más perjudicados por las dudas de algunos automovilistas, obviamente, son los conductores de coches de bomberos o ambulancias. Dos de ellos, Asier Muñoz y Gustavo Rodríguez, crearon un hilo hace tres años en Twitter en el que ponían en evidencia la torpeza de muchos usuarios de la vía.

Los volantazos, frenazos y otras maniobras bruscas, peligrosísimas para quien conduce en servicio de urgencia, son más habituales de lo que parece. Por si hay dudas, así hay que reaccionar cuando se aproxima una sirena por detrás según los propios expertos.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no