Conducir

Cómo cargar bien el maletero: diez consejos básicos

Llega el momento de aprovechar unos días de vacaciones, pero hay que planificar bien el equipaje y el conductor tendrá que tomar algunas precauciones extra.

Maletero

Acertar con el equipaje no siempre es fácil, y hacer que quepa en el maletero a veces parece tarea imposible. Sin embargo merece la pena dedicar algo de tiempo con antelación para evitar agobios de última hora.  Y los siguientes consejos ayudarán a empezar con buen pie nuestras vacaciones.  

  • No dejar para última hora la preparación del equipaje. Si lo hacemos con unos días de antelación evitaremos olvidos por la precipitación al partir. De esta manera, si vemos que nos falta alguna prenda o se necesita comprar algún complemento de última hora, tendremos tiempo de resolverlo. 
  • Un buen truco para ahorrar espacio es separar el contenido de cada maleta por categorías. Por ejemplo, guardar juntas todas las prendas similares (camisetas, pantalones, calzado,…) en lugar de llenar cada una con la ropa de una sola persona. Al estar clasificadas se podrán doblar y colocar mejor, siendo así más fácil aprovechar el espacio disponible en cada bolsa o maleta.
  • Vaciar y preparar con antelación el maletero. En ocasiones en su interior guardamos objetos que serán innecesarios durante el viaje y restarán espacio útil para distribuir el equipaje. Por el contrario, habrá que disponer los elementos de seguridad como triángulos o luz de emergencia y chalecos reflectantes en un lugar accesible aunque el maletero esté lleno.
  • Si es posible, es mejor cargar el maletero la víspera de partir. Habrá más tiempo para colocar debidamente el equipaje y también se evitarán las tensiones y los olvidos de hacerlo con prisa.
  • Empezar colocando en el fondo del maletero las maletas más pesadas y voluminosas. Hacerlo así facilitará la ubicación de los restantes bultos y también equilibrará mejor el peso del vehículo, mejorando su estabilidad en carretera.

El maletero de los SUV

  • A continuación ir colocando en los huecos las bolsas más pequeñas para ir rellenando todo el espacio y, por último, aprovechar el espacio restante para disponer las bolsas más voluminosas, pero de contenido ligero. Y un buen truco cuando se lleven chaquetones, anoraks, pantalones de esquiar o sacos de dormir es utilizar las bolsas de vacío domésticas, que al extraer con la aspiradora el aire de su interior comprimen el contenido y ocupan menos espacio.
  • En el caso de que el coche no tenga maletero separado y sea del tipo familiar o SUV, es importante cubrir la carga del maletero con la bandeja deslizante para sujetarla y evitar que parte del equipaje pueda salir despedido en un frenazo e invadir el habitáculo. Y si la carga se eleva por encima de la bandeja y no es posible cerrarla, será conveniente recurrir a una red de sujeción para asegurar el contenido.

Objetos sueltos en el habitáculo

  • Hay que evitar transportar equipaje en el habitáculo. Además de que los objetos sueltos resultan peligrosos en el coche, resta holgura a los ocupantes y se cansarán más durante el trayecto. Es mejor aprovechar los huecos disponibles en las puertas y entre los asientos para llevar cosas que se vayan a utilizar durante el viaje (bebida o comida) y accesorios pequeños que no supongan un engorro a lo largo del viaje (cámaras, gafas, mapas,…).
  • Se debe adecuar la presión de los neumáticos al estado de carga y seguir al respecto las indicaciones de la marca del vehículo. Una pegatina que suele estar en el interior del montante, entre las puertas del lado izquierdo, detalla qué presión es la recomendada cuando se circula normalmente o con el coche completamente cargado.
  • Por último, el conductor tendrá que ser consciente del incremento de peso del vehículo y actuar en consecuencia. Con todas las plazas ocupadas y el maletero lleno de equipaje, el centro de gravedad del vehículo se desplaza desfavorablemente hacia arriba y se altera el reparto de peso entre el eje delantero y el trasero. El comportamiento dinámico es diferente y habrá que tenerlo en cuenta en las curvas, las frenadas y los cambios de dirección. Una conducción más suave, abordando los giros más despacio, prever distancias más largas en las deceleraciones, aumentar la distancia de seguridad respecto al coche que nos precede (sobre todo con lluvia) y anticipar las maniobras como los cambios de carril en vías rápidas, serán las precauciones más recomendables para no ser sorprendidos por una reacción inesperada.

Sobre la firma

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no