Conducir

Por qué conducir con alergia es más peligroso de lo que parece

Ocho millones de personas sufren los síntomas de la hipersensibilidad a los pólenes, relacionada en primavera con un 5% de los accidentes con víctimas.

Conducir con alergia

Los síntomas de las alergias y los efectos secundarios de los antihistamínicos son un riesgo al volante.

Ocho millones de personas en España padecen enfermedades alérgicas por culpa de los pólenes, dice la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), y esto se traduce en un problema en la carretera. La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) alerta de que todos los años, de marzo a septiembre, entre un 2% y un 5% de los siniestros viales con víctimas tienen relación con estas afecciones.

Si la pregunta es si las alergias afectan a la conducción, un vistazo a las enfermedades relacionadas y sus síntomas da a entender que sí.

La rinitis y el asma alérgicas afectan a un alto número de personas (un 21% y hasta un 7% de españoles, respectivamente) y ocasionan estornudos, secreción nasal acuosa (y abundante), picor de nariz y congestión nasal. A esto se suma la conjuntivitis, traducida en enrojecimiento, lagrimeo y picor ocular, más una circunstancia particularmente peligrosa: los estornudos.

Una salva de solo diez segundos –circulando a 90 km/h– implica que se recorran 250 metros sin plena atención, incluso con cierto descontrol del vehículo, como recuerda a menudo la DGT.

Por añadidura –y este dato lo cita también Tráfico–, más de la mitad de alérgicos tienen el descanso alterado. De hecho, el 40% de los pacientes que padecen rinitis alérgica pasan sueño durante el día. “El cansancio o la somnolencia diurna están detrás del 30% de los accidentes de tráfico, con elevadas tasas de mortalidad”, recuerda la DGT.

El riesgo producido por la medicación, precisamente, completa el panorama para los alérgicos. La CNAE destaca que los antihistamínicos de primera generación producen somnolencia y efectos similares a conducir con una tasa de entre 0,5 y 0,8 gramos de alcohol en sangre; los de última generación no deben mezclarse con alcohol, porque también producen sueño.

Consejos para conducir con alergia

Cuidado con la automedicación. Se debe acudir al médico en caso de sentir síntomas clásicos de las alergias para confirmar que se trata realmente de una alergia. Y así, además, se podrá tomar la medicación apropiada para cada caso, y que además afecte lo menos posible a la conducción.

Coche limpio. Aunque se tenga la máxima precaución, los pólenes pueden colarse y flotar en el ambiente. Cuanto más limpio esté el coche, mejor, sobre todo si en él viajan mascotas. Hay que evitar la acumulación de polvo en las salidas de ventilación y limpiar a menudo la tapicería de los asientos, el suelo, el techo y los cristales.

Ventanillas subidas. En las épocas de mayor presencia de pólenes (que no en todos los casos se produce en primavera), conviene viajar siempre con las ventanillas cerradas, ya que así se reducirá el riesgo de sufrir un ataque alérgico.

Filtro del habitáculo. Suele estar detrás de la guantera, y su sustitución por uno nuevo sale económica (desde 25 euros) y garantiza una alta protección contra las partículas externas. Los mejores filtros del mercado son los HEPA, los mismos que se utilizan en los quirófanos, pero se pueden montar en muy pocos automóviles (Tesla, Mercedes…).

alergia

Aire acondicionado y recirculación. Conviene usar el climatizador del coche, porque ayuda a depurar el aire. Y activar la función de recirculación, que bloquea la entrada de aire del exterior, maximiza también la protección.

Gafas de sol. Cuando la alergia produce lagrimeo y picor de ojos, la luz del sol agudiza los síntomas, así que es preferible protegerse con unas lentes oscurecidas homologadas.

Nada de alcohol. Este consejo cae por su propio peso, porque nunca se ha de beber al volante, pero todavía menos si se han tomado antihistamínicos. La combinación de ambos garantiza problemas de somnolencia.

Programación del viaje. En caso de que sea posible, es una buena idea evitar las primeras horas del día, ya que en ellas hay más concentración de pólenes. El nivel se puede comprobar en varias páginas web y aplicaciones móviles.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no