Conducir

El dato que demuestra que nos hemos acostumbrados a los atascos

Lo que más irrita a los conductores españoles son las imprudencias en la carretera, mucho más que los embotellamientos.

Atasco

Los atascos no son ya lo más irritante para los automovilistas.

Un coche mal aparcado, un conductor que no utiliza el intermitente, otro que evita ceder el paso… Son muchas las situaciones que en el tráfico cotidiano que pueden llegar a desesperar a quienes las padecen, incluyendo por supuesto los interminables atascos tan frecuentes en las grandes ciudades. Sin embargo, parece que nos hemos habituado a esos molestos embotellamientos o al menos pasado a considerarlos como un engorro inevitable.

Así se desprende del estudio sobre los hábitos de movilidad de los españoles realizado por la empresa de renting Alphabet, que en su cuarta entrega revela que el 44,5% de los automovilistas reconoce sentirse enfadado por los atascos. Cierto es que el porcentaje puede parecer elevado pero no el mayor entre las circunstancias que día a día llegan a soportar los conductores.

Tras entrevistar a 5.000 personas para conocer sus hábitos al volante (habitantes de las 17 principales ciudades españolas de todas las comunidades autónomas), lo que más irrita a los automovilistas son las imprudencias de otros, llegando este porcentaje hasta el 80,5%. De hecho, el 64,5% de los encuestados no tolera ningún tipo de infracción de tráfico, ni siquiera aquéllas que pudieran parecer leves como no respetar un semáforo en ámbar.

Es el grupo de población de mayor edad (a partir de 46 años) el que menos admite estas actitudes con un rechazo del 70%, frente al 57% entre los conductores en la franja de edad que va de los 18 a los 30 años.

Por detrás de estas infracciones figuran como comportamientos discordantes en la circulación los vehículos mal aparcados o en doble fila (55%), la insolidaridad de otros conductores, por ejemplo los que no ceden el paso en una incorporación, que llega al 48,5%, y por último los mencionados atascos.

Otro dato que ofrece la radiografía sobre la movilidad española realizada por Alphabet es que el 14% de los conductores admite haber sido multado en el último año. La causa más común de estas sanciones fue sobrepasar el límite de velocidad establecido (54%), superando con claridad a los estacionamientos irregulares (42%).

Aunque el 47% de los encuestados reconoce utilizar el móvil mientras conduce (con mayor incidencia entre los jóvenes), sólo un 4% de las sanciones recibidas corresponden a esta infracción. Una estadística que parece justificada al admitir únicamente el 8% de los entrevistados que realiza un uso incorrecto del dispositivo (mensajería instantánea, redes sociales, correo electrónico), refiriéndose el resto a conversaciones telefónicas admitidas por la legislación con dispositivos manos libres… aunque también motivo frecuente de distracciones. 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no