Conducir

Los ocho casos en los que la grúa puede llevarse tu coche

Si el vehículo no puede circular tras un accidente o el conductor da positivo en un control de alcoholemia, el modelo acabará en el depósito municipal.

grúa

Una grúa llevándose un coche en la calle.

Que la grúa se lleve tu coche no es un plato de gusto. Ya no solo por el sobresalto que supone no encontrarlo estacionado donde lo dejaste, sino también porque tendrás que pagar una suma importante para recuperarlo. La cantidad será más o menos elevada dependiendo del ayuntamiento, pero puede sobrepasar los 200 euros fácilmente.

Además, si no eres el propietario del vehículo deberás presentar documentación extra para poder retirarlo del depósito municipal.

Las ocho situaciones en las que vendrá la grúa

La ley de tráfico establece, en el artículo 105, los supuestos en los que la grúa puede retirar un vehículo y trasladarlo al depósito. Son estos:

  • Siempre que constituya un peligro, cause graves perturbaciones a la circulación de vehículos o peatones o deteriore algún servicio o patrimonio público.
  • Tras un accidente si el coche no puede circular.
  • Si los agentes de la autoridad inmovilizan el coche –por ejemplo, si el conductor da positivo en un control de alcoholemia y ningún otro ocupante del vehículo puede ponerse al volante–  y no es posible hacerlo sin obstaculizar la circulación de vehículos o personas.
  • Cuando el vehículo haya sido inmovilizado como consecuencia de una infracción o por deficiencias técnicas y persisten las causas de esa inmovilización.
  • Por estacionar en una plaza de aparcamiento reservada para el uso exclusivo de vehículos de personas con discapacidad sin colocar el distintivo que lo autoriza.
  • Al estacionar en los carriles o partes de las vías reservados exclusivamente para la circulación o para el servicio de determinados usuarios –autobuses o taxis, por ejemplo- y en zonas reservadas a la carga y descarga.
  • Por estacionar en lugares con limitación horaria sin colocar o pagar el tique correspondiente o rebasar el triple del tiempo abonado.
  • Al estacionar en un lugar que obstaculice, dificulte o suponga un peligro para la circulación.

Cómo localizar el coche

El citado artículo 105 también dispone que “la Administración deberá comunicar la retirada y depósito del vehículo al titular en el plazo de veinticuatro horas”. La manera de hacerlo será “a través de la Dirección Electrónica Vial (DEV), si el titular dispusiese de ella”. Como los particulares no están obligados a tener habilitada la DEV, los ayuntamientos deben comunicarse con el propietario del coche por carta certificada, burofax o personándose en el domicilio del interesado.

Independientemente de que esa comunicación se efectúe, y teniendo en cuenta que el depósito municipal cobra por día de estancia, lo mejor es averiguar dónde está el vehículo para recuperarlo lo antes posible.

Algunos ayuntamientos facilitan esta tarea dejando en el lugar una pegatina de color llamativo –que avisa de la actuación de la grúa municipal– con un teléfono de contacto para recuperar el coche.

En otros municipios no dejan avisos, así que deberás hacer las gestiones para localizarlo. Algunos consistorios tienen un teléfono habilitado para estos fines y otros –como Madrid, Barcelona, Bilbao, Pamplona o Valencia– permiten, además, hacer esta consulta a través de una web.

Así te entregarán el coche

Cuando confirmes que la grúa se ha llevado el vehículo te tocará ir a retirarlo del depósito municipal. Ten en cuenta que las ciudades grandes suelen tener varios lugares dedicados a este fin, así que asegúrate antes de que vas al correcto. Un consejo más, aunque parezca obvio: no olvides las llaves del vehículo.

Para recuperarlo tendrás que acreditar ser su propietario con el DNI o carné de conducir o pasaporte o permiso de residencia. Además, deberás enseñar la documentación original del vehículo: ficha técnica y permiso de circulación. Si la tienes dentro del coche, en el depósito te permitirán cogerla.

Si vas a hacer la gestión por otra persona necesitarás su autorización expresa y una fotocopia de su documentación, además de los citados papeles del coche. También tendrás que llevar tu propia documentación.

En el supuesto de que el vehículo sea de una empresa habrás de presentar las escrituras originales de esta y la autorización y fotocopia de la documentación del apoderado. Si el coche que se ha llevado la grúa está bajo un contrato de renting, leasing o alquiler, hay que aportar una autorización original firmada por el titular del contrato y una fotocopia de su documentación o un documento original emitido por la empresa titular del contrato autorizando a la persona que vaya a retirar el coche.

Si el propietario estuviese hospitalizado, la persona que recoja el vehículo debe ser un familiar, presentar su documentación y entregar un escrito del centro hospitalario donde se indique el estado del paciente, junto con una copia del DNI.

¿Cuánto cuesta el servicio?

Excepto si te han robado el coche –y presentas la pertinente denuncia– o lo han utilizado sin tu autorización –también lo has de demostrar–, tendrás que abonar los gastos de la grúa. A esa cantidad deberás sumar el importe diario por la estancia en el depósito municipal y, en el supuesto de que la retirada haya sido por una infracción, la multa correspondiente.

Como los ayuntamientos tienen competencia en materia de tráfico en sus términos municipales, el importe a pagar dependerá de la localidad donde hayas estacionado tu vehículo. Zaragoza es la ciudad con los precios más caros de España: el servicio de grúa cuesta 180 euros y el día en el depósito está tarifado en 25,35 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no