Un debate eterno para los encuentros navideños de esta época del año: ¿dos cervezas o dos copas de vino dan positivo en una prueba de alcoholemia? Lo cierto es que no hay respuesta absoluta que valga ni cuñado que sepa la verdad.

Para llegar a alguna conclusión hay que ir en orden y poco a poco, porque hay muchos factores que intervienen en la ecuación. Ni todas las bebidas son iguales ni todas las personas responden de la misma forma.

El nivel de alcoholemia se mide en gramos de alcohol por litro de sangre y, aunque sea bajo, puede alterar la capacidad de conducir e incrementar el riesgo de accidente. La tendencia internacional, de hecho, es rebajar los límites al mínimo posible y hay varios países europeos que no toleran nada de alcohol (Hungría, Rumanía, Eslovaquia y República Checa).

En España, el máximo legal permitido es de 0,25 gramos por litro (0,15 g/l para conductores noveles o o profesionales), pero la Dirección General de Tráfico (DGT) insiste en reducir la ingestión a cero, especialmente en las fechas más proclives a la peligrosa mezcla alcohol/volante.

Dicho lo anterior, ¿de qué depende llegar o no llegar a ese punto? Las variables son unas cuantas, por lo que dos personas que beban igual no alcanzarán (muy probablemente) la misma tasa. Y una persona dará resultados diferentes bebiendo lo mismo en dos días distintos.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA ALCOHOLEMIA

· Velocidad de ingestión. Cuanto más rápido bebas, mayor cantidad de alcohol llegará a la sangre (y más rápido). Será mejor hacerlo pausadamente e intercalar consumiciones no alcohólicas. Esto no quiere decir que si bebes mucho pero despacio no te afecte.
· Tipo de bebida. El alcohol de las bebidas fermentadas (cerveza o vino) se absorbe más lentamente que el de las destiladas (ginebra o whisky). Y las bebidas gaseosas aceleran la aparición de la alcoholemia.
· Estómago vacío. Cuando el aparato digestivo está vacío, la absorción de alcohol es mucho más rápida.
· Peso. En este caso, la absorción y concentración de alcohol es mucho mayor en las personas delgadas que en las de mayor peso.
· Sexo. Por cuestiones biológicas, las mujeres dan un nivel más alto de alcoholemia con la misma cantidad ingerida.
· Otras circunstancias. Fatiga, somnolencia, ansiedad, estrés… también pueden influir sobre la alcoholemia.

ENTONCES, ¿DOS COPAS DE VINO DAN POSITIVO?

La respuesta parece evidente: depende. Todo lo dicho antes influye en el resultado. Sin embargo, con esta tabla puedes hacerte una idea muy aproximada. Todo lo que pase de 0,50 g/l está fuera del límite legal (0,30 para noveles o profesionales).

prueba alcoholemia

SANCIONES

Los datos ofrecidos en la tabla anterior aparecen en gramos por litro de sangre, pero el resultado que verás en el alcoholímetro en un control está expresado en miligramos por litro de aire espirado. No obstante, la correspondencia es sencilla: basta con dividir la cifra por la mitad. Como ejemplo, en el primero de los casos, dos copas de vino en un hombre de entre 70 y 90 kilos supondrían una tasa aproximada de entre 0,10 y 0,14 mg/l.

Para evitar una sanción, en un control no se pueden superar los 0,25 mg/l (0,15 si eres novel o profesional). Y mejor, obviamente, si la pantalla marca 0,0. Las multas no son modestas y no hay forma de engañar al alcoholímetro.

· Más de 0,25 mg/l y hasta 0,50 mg/l: 500 euros y 4 puntos.
· Más de 0,50 mg/l: 1.000 euros y 6 puntos.
· Más de 0,60 mg/l: Se considera delito y la pena es de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30  a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.
· Reincidentes: 1.000 euros y 4 o 6 puntos (dependiendo de la tasa dada). Se considera reincidentes a quienes hayan dado positivo en un control realizado en el mismo año o en el inmediantamente anterior.
· Negativa a someterse a la prueba: Prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.