Motos

Una moto con mucho estilo por menos de 4.000 euros

Voge lanza en el mercado español la 300 ACX de inspiración clásica, muy polivalente y a un precio realmente ajustado.

Voge

Una nueva propuesta atractiva del fabricante chino. / Voge

La llegada masiva de motocicletas de origen chino al mercado europeo está removiendo los cimientos del sector. Una oferta variadísima de propuestas, con una calidad general que queda ya lejos de la precariedad de tiempo atrás y a unos precios más que interesantes. Se convierten así en opciones a tener muy en cuenta por compradores que buscan modelos accesibles y equilibrados, como es el caso de Voge y la 300 ACX, su último lanzamiento en España.

Voge cuenta ya con una gama muy amplia y la recién llegada se encuadra dentro de las motos de estilo clásico, con cierto aire retro inspirado en las scrambler de los años 60 y 70. La nueva 300 ACX se basa en la ya conocida Neo-Retro 3090 AC pero aporta numerosas y significativas mejoras.

Su atractivo al primer golpe de vista resulta indiscutible, una motocicleta muy lograda en su diseño y con una concepción polivalente que permite su uso tanto en ciudad, por sus dimensiones contenidas (el sillín está a sólo 798mm del suelo) y peso ajustado (170 kilos), así como escapadas ocasionales por carretera gracias a unas prestaciones suficientes.

Su mecánica está más que contrastada. Recurre a un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y cuatro válvulas, refrigerado por agua y un cubicaje de 292cc. Su rendimiento alcanza los 25,8 CV, que se trasladan a la rueda trasera a través de un embrague multidisco en baño de aceite y una caja de cambios de seis velocidades, además de la consiguiente transmisión final por cadena.

Voge

El bastidor se presenta también sencillo pero efectivo. Una estructura tubular de simple cuna fabricada en acero, a la que se ancla una horquilla invertida con barras de 35mm en el eje delantero y un amortiguador con bieletas en el trasero. La frenada se confía a un doble disco de 300mm en la rueda anterior y otro de 220mm en el posterior, montados en llantas de radios, adecuadísimas por su aspecto retro, de 17 pulgadas en ambos ejes. Los neumáticos son de tipo mixto (con tacos) para reforzar el estilo scrambler de la 300 ACX.

La instrumentación se centraliza en una pantalla de LCD de alta contraste, con ocho testigos luminosos y una toma de corriente USB próxima para conectar cualquier dispositivo móvil. Queda lejos en este sentido de las pantallas multifunción a color tan de moda en los últimos tiempos, aunque tampoco se antoja imprescindible en una moto de su planteamiento… y precio.

Voge

Porque la marca del gigante chino Locin ofrece la 300 ACX a un precio de lanzamiento demoledor de 3.995 euros (4.195 en tarifa). Las primeras unidades, que ya se pueden reservar, comenzarán a entregarse en la segunda quincena del mes de agosto, siendo incluso más accesible con una tentadora oferta de financiación: una entrada de solo 1.054 euros y 72 cuotas posteriores de 49 euros. ¿Hay quién dé más?


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no