Motos

Voge, la marca china de motos que quiere ser diferente

Propone modelos de precio ajustado pero con una calidad que satisfaga las exigencias de clientes de otros mercados.

Voge

La oferta de Voge es bastante completa. / Voge

El nombre de Locin probablemente sea desconocido para la mayoría de los usuarios de motocicletas. Sin embargo, se trata de un importante grupo industrial chino que desde su factoría en Chongqing produce cada año 2,5 millones de motocicletas y tres millones de motores. Lo viene haciendo desde mediados de los años 90 y con un potencial suficiente para ganarse la confianza de otras marcas del sector con las que establecer acuerdos industriales.

El más destacable es el que mantienen con un gigante como BMW, para quienes fabricaban el propulsor que montaba la G650, desarrollado en colaboración con los ingenieros austriacos de Rotax, y montando ahora por completo el escúter XC 400 de la marca alemana. Además, una próxima gama de cuatro modelos de la legendaria MV Agusta montará motores de este mismo fabricante.

Más allá de tales contribuciones, Locin quiere conquistar su propio espacio fuera del mercado local, en el que comercializan fundamentalmente escúter urbanos. Y el asalto a estos países lo articula en torno a la marca Voge, que ya se encuentra disponible en España de la mano del Grupo Onex (importadores, entre otras, de marcas como Ducati, Royal Enfield, Daelim o Zontes) y que pretende ofrecer una percepción diferente de las motos de origen chino.

La distinción que Voge aspira a ofrecer a sus clientes se resume en la habitual fórmula mágica de calidad a buen precio. Su argumento es que en China se puede fabricar siguiendo criterios exigentes pero manteniendo el coste del producto en cantidades ajustadas, lo que desea demostrar con una amplia oferta productos que se basa en sus dos motorizaciones de 350 y 500.

Voge quiere cubrir la mayoría de los segmentos del mercado con motocicletas bien hechas, fiables, racionales y de diseño atractivo. Es un pliego de condiciones muy genérico pero que se consideran en condiciones de satisfacer, compartiendo esa percepción los 27 puntos de venta que ya tienen operativos en el territorio nacional y que han confirmado su confianza en el recorrido del producto.

Utilizando las dos bases mecánicas disponibles, ambas monocilíndricas, la propuesta abarca diferentes planteamientos de utilización. En el caso del motor de 292cc y 24,7 CV de potencia la oferta incluye una moto de estilo custom (300 AC), una deportiva sin carenado (300 R), una deportiva carenada (300 RR) y la inevitable trail, la tipología más de moda (300 DS).

Voge

Los modelos trail pueden tener mucha aceptación.

En el caso del propulsor de 471cc y 43,5 CV (accesible por tanto con el carnet de moto A2), la oferta se reduce a una deportiva sin carenar (500 R) y una polivalente trail (500 DS). Tanto en unas como en otras, al margen del rigor en la producción y la utilización de materiales de calidad, se apuesta por el montaje de componentes de proveedores de prestigio, como son las suspensiones Kayaba, los frenos Nissin o el sistema antibloqueo de frenos Bosch.

Voge llega a catalogar sus motocicletas como premium y, desde luego, muy competitivas en todos los aspectos en relación a sus rivales de segmento de origen europeo o japonés. Ofrecen por el momento la garantía legal de dos años, aunque ya se plantean en el corto plazo realizar la ampliación a un tercero para apuntar la confianza del comprador en un producto por el momento desconocido y que debe demostrar con hechos, más allá de las intenciones, esa solvencia a la que aspiran.

Lo que resultan ciertamente interesantes son los precios, como suele ocurrir en los productos de procedencia asiática. En el caso de las Voge 300 la oferta arranca en 3.595 euros, mientras que su hermana 500 tiene un precio de partida de 4.495 euros.

Otro hecho que puede dar mucho que hablar en el mercado es el lanzamiento, después de este verano, de una motocicleta eléctrica de carácter urbano y denominada ER10. Utilizará un motor con una potencia nominal de 6 kW y picos de 11 kW, alimentado por una batería con una capacidad 70 Ah que promete una autonomía entre 100 y 120 kilómetros, además de ser extraíble para la recarga en cualquier lugar. Su precio previsto rondará los 6.000 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no