Pruebas

VW Passat, el turismo a batir

Por su calidad de conjunto, que le acerca a los modelos de prestigio, el nuevo Passat es la elección estrella entre las berlinas populares. Se mide al nuevo Ford Mondeo y a los Peugeot 508 y Mazda 6 renovados

VW Passat, el turismo a batir

Tienen cuatro puertas y el maletero aparte, la arquitectura de los familiares de siempre. Y son la alternativa clásica a los monovolúmenes y todoterrenos actuales, que se están convirtiendo en los favoritos de las familias europeas. Las berlinas medias mantienen sus puntos fuertes, con líneas más estilizadas y deportivas, una conducción más ágil y dinámica, y buenos maleteros. Son la mejor propuesta para quienes disfrutan al volante y tienen precios algo más asequibles.



Conclusión


El VW domina con claridad porque es el modelo más avanzado y completo. Tiene el interior más amplio, un buen maletero, la mejor calidad de conjunto y el consumo más bajo. Y no es mucho más caro. Le sigue el Mazda, que aporta el motor más brillante, las mejores prestaciones, una buena estabilidad y la garantía más completa. El Ford prima la deportividad en la línea y el comportamiento, y tiene sobre todo el precio más asequible, aunque con un equipo de serie inferior. Y el Peugeot le iguala ofreciendo el mejor maletero y el equipamiento más completo, aunque le falta gancho estético.



En esta prueba se enfrentan cuatro de los modelos más modernos del mercado, todos con motores turbodiésel de 150 CV y cambios manuales de seis marchas. Se impone con claridad el nuevo VW Passat, que se sitúa como la referencia a superar entre las marcas populares. Así, ofrece las soluciones más avanzadas y, sobre todo, una calidad de conjunto superior, a la altura de las berlinas equivalentes más exclusivas. Tiene una línea continuista, pero estrena un frontal con mucha presencia, y ofrece un interior muy amplio y bien acabado, y el mejor maletero. Sale más caro que sus rivales, pero ofrece una calidad de conducción y un confort de rodadura sobresalientes. Y es el que menos ha gastado en la prueba. Se vende con dos motores 1.4 TSi de gasolina de 125 y 150 CV (desde 26.510 y 27.998 euros), y hay tres TDi turbodiésel de 120 a 240 CV (25.553 a 44.023).

El Mazda 6 se alza al segundo puesto por su buen equilibrio. Acaba de recibir una puesta al día que actualiza su estilo deportivo. Pero sobre todo tiene el mejor motor, unas prestaciones algo superiores y la garantía más completa. Es muy ágil y agradable de conducir, y solo acusa la veteranía en la rodadura, porque es más rumoroso que los demás. Está disponible con dos motores de gasolina de 145 y 192 CV (24.425 y 33.595), y también con dos 2.2d turbodiésel de 150 y 175 CV (26.675 y 30.945).








VW Passat.




El Ford Mondeo  y el Peugeot 508 empatan en el tercer puesto. El primero acaba de salir y es uno de los modelos de más valor fabricado en España. Destaca por su estilo deportivo, que se aprecia en la línea y también en el comportamiento, con una dirección muy rápida y precisa. Y va bien en todo, aunque sin destacar en nada en especial, salvo el precio, que es el más asequible de la prueba. Está a la venta con tres motores Ecoboost (turbo) de gasolina de 125 a 240 CV (de 23.100 a 33.050) y un 2.0 Hybrid de 187 CV (31.150). Y hay tres TDCi turbodiésel de 115 a 180 CV (de 25.100 a 31.150).

El Peugeot 508 lleva más tiempo en el mercado, pero ha recibido una puesta al día hace unos meses. Por fuera busca la elegancia con una línea más cuadrada y convencional, y añade un interior bien resuelto y muy cuidado. Además, ofrece el equipo de serie más completo y un buen maletero, pero le penaliza el precio, porque cuesta como el Passat. Se vende con un motor 1.6 THP de gasolina y 165 CV (26.470) y cuatro HDi turbodiésel de 115 a 180 CV (24.220 a 35.020). Y hay un Hybrid4 diésel de 200 CV (40.800).

Todos los precios incluyen las promociones del mes, pero no rebajas por financiación ni Plan PIVE.

Conducción

Estas cuatro berlinas son la alternativa a los todoterrenos modernos de su tamaño que están seduciendo a las familias europeas. Y aportan ventajas significativas en comportamiento y dinamismo, una habitabilidad similar y un maletero menor, porque no se pueden cargar hasta el techo. Al margen de estos detalles, los cuatro modelos de la prueba equipan motores turbodiésel de 150 CV y cambios manuales de seis marchas, aunque la unidad de pruebas del VW llevaba el automático DSG. Pero mientras el Ford, el Peugeot y el VW tienen dos litros, el Mazda sube hasta 2.2 y añade un segundo turbo que mejora el rendimiento a bajo régimen.






Con esta base, el modelo japonés se impone a sus rivales con unas prestaciones algo superiores y una mayor elasticidad por debajo de 2.000 vueltas. Pero sobre todo reúne lo mejor de los dos mundos, porque tiene el empuje de los mejores diésel a bajo y medio régimen, y después responde de forma inmediata al acelerador para estirarse con soltura y poderío por encima de 5.000 vueltas, como si fuera de gasolina. Los demás ofrecen rendimientos muy similares con diferencias de matiz en las prestaciones provocadas más por los desarrollos del cambio y las medidas de las ruedas que por el motor. Todos son suficientemente elásticos para circular sin reducir a menudo en ciudad y zonas viradas, pero no llegan a la homogeneidad del Mazda. Así, el Peugeot y el VW se estiran hasta 4.500 vueltas, y el Ford se queda un poco antes, en 4.200, y ha ofrecido unas prestaciones algo inferiores, en parte por las medidas exageradas de las ruedas que montaba la unidad de pruebas (de 19 pulgadas).








Ford Mondeo.




En la estabilidad, los cuatro se comportan de maravilla y marcan la diferencia con los todoterrenos de su tamaño, ofreciendo un dinamismo muy superior, inercias comedidas y velocidades de paso mayores en las curvas, y más aplomo en autopista. Pero el mejor conjunto es el Passat, que tiene una estabilidad sobresaliente, balanceos casi inapreciables en las curvas y una facilidad de conducción sorprendente incluso cuando se acerca a sus límites. El Mazda es también muy agradable de conducir, y aunque llevaba los neumáticos más estrechos, impacta por su eficacia y agrado de conducción. El Mondeo tiene el tren delantero más rápido y obediente a las órdenes del volante y el 508 muestra reacciones muy homogéneas y se inclina menos que el Ford y el Mazda en las curvas, pero tiende a deslizar de delante un poco antes que los demás.








Peugeot 508.




Los cuatro frenan casi igual, con distancias algo más cortas en el Mondeo, aunque con un ABS menos preciso, y con un equilibrio algo mejor en el Passat en caso de emergencia. El VW ofrece también una calidad de conducción superior, tanto por el tacto, suavidad y precisión de los mandos como por su consistencia -chasis, suspensiones y mecánica-, y se sitúa a la altura de las berlinas de las marcas de prestigio, como los Audi A4 o BMW Serie 3.

Consumos

El Passat ha gastado casi un litro menos que los demás en la prueba: puede consumir menos de seis litros en conducción suave y solo supera los ocho en ciudad y estirando las marchas.








VW Passat.




Los otros tres han gastado prácticamente lo mismo: 6,5 litros a ritmos tranquilos y ocho en tráfico urbano y apurando más las revoluciones.

Las emisiones de CO2 son muy bajas para el tamaño y peso de estos coches: solo 101 g/km el Peugeot, 104 g/km el Mazda, 106 g/km el VW y 115 g/km el Ford.

Vida a bordo

Las berlinas medias no tienen la altura interior de un todoterreno equivalente, como los Audi Q5 o BMW X3, pero son muy amplias. Los cuatro ofrecen unas plazas delanteras desahogadas, pero mientras el Mazda y el Peugeot incluyen butacas muy cómodas y mejor resueltas, el VW y sobre todo el Ford llevan los respaldos y la banqueta más estrechos. La longitud de estos coches permite ofrecer unas plazas traseras desahogadas en la zona de las piernas. El Passat es el mejor, seguido del 508, y el Mondeo resulta más justo. En cambio el Ford tiene más anchura, pero al igual que sucede en el VW y el Mazda, el diseño de la unión entre el techo y el marco superior de las ventanillas hace que se toque con la cabeza en los laterales. Y al final el más cómodo para llevar tres personas atrás es el Peugeot, que añade un mullido más confortable en la plaza del medio y un túnel central mínimo que no molesta en los pies. Justo lo contrario que el Passat, que tiene la peor tercera plaza.






Todos ofrecen maleteros generosos y ampliables abatiendo los respaldos, pero el del VW es el más grande e integra un hueco enorme y apto para una rueda de repuesto normal. Le siguen el Peugeot, pero con espacio solo para rueda de emergencia, y el Mazda, que incluye kit antipinchazos. Y el menos amplio, aunque también grande, es el del Mondeo, que lleva rueda de repuesto normal y un relleno de plástico para dejar el piso plano que resta mucho espacio. En cambio el Ford tiene los mejores huecos, con una buena guantera, bolsas más grandes en las puertas, posavasos y repisas. Y el Peugeot desaprovecha casi toda la zona del freno de mano y apenas hay donde dejar la llave y el móvil.








VW Passat.




La presentación interior del Passat tiene la calidad de las marcas exclusivas con un cuidado exquisito en los materiales, ajustes y acabados que crea un ambiente impecable. Todo está a mano muy ordenado y destacan detalles como la instrumentación opcional, configurada como una pantalla de ordenador (en la foto), que admite multitud de personalizaciones, como desplazar los relojes a los lados para ver el navegador en el centro. Los demás están un paso por detrás, aunque con una calidad notable tanto en ajustes como en materiales. Tienen pantallas táctiles bien integradas, y destaca el estilo moderno y atractivo del Ford, la calidad del Peugeot y la pulcritud del Mazda.

Todos ofrecen un gran confort de marcha y son grandes viajeros, con suspensiones que filtran muy bien y una buena insonorización. Y las diferencias son de matiz, con unos asientos delanteros más pequeños en el Ford, más sonoridad mecánica en el Mondeo y el 508, rumorosidad de rodadura en el Mazda y una quinta plaza más incómoda en el Passat.

Imagen y diseño

Las berlinas tienen las líneas más clásicas y ninguna de estas cuatro sorprende por su gancho estético. El VW destaca por el empaque del nuevo frontal y en especial la parrilla, que le hacen parecer de una categoría superior. Pero salvo el nervio lateral, es muy continuista.








Peugeot 508.




El Mazda es más deportivo, con un rostro expresivo, un techo en arco que cae por detrás como en los cupés y unas formas abombadas que realzan su carácter. El Mondeo también prima la deportividad con su parrilla de nido de abeja, los faros rasgados y los nervios del capó delantero. Y el 508 es el más clásico y busca la elegancia con un frontal muy vertical y formas más cuadradas.

El Passat, en cambio, tiene un diseño interior refinado y funcional que transmite calidad. El del Ford es también muy moderno y entra por los ojos, y el del 508 está cuidado en los detalles y crea un ambiente elegante. El Mazda es más sencillo y se sitúa un paso por detrás con un estilo algo apagado y discreto.

Precios y equipamiento

El Ford tiene el mejor precio, 27.100 euros. Le sigue el Mazda, que sube a 28.425, y los otros dos pasan de 30.000: 31.070 el Peugeot y 31.088 el VW. Todos incluyen descuentos, pero no promociones por financiación ni PIVE.








Ford Mondeo.




Todos incluyen de serie seis airbags, ABS, control de estabilidad ESP y sensor de presión de ruedas, pero el Ford suma un airbag más de rodilla (conductor) y la frenada automática en ciudad, que también incluye el VW, y además añade detector de fatiga y sistema precolisión (tensa los cinturones y prepara el coche para el impacto). Y el Mazda tiene control de vehículos en ángulo muerto y alerta de tráfico trasera. Por lo demás, el comportamiento dinámico es muy noble y seguro en todos.

Los dos más caros lo compensan con un equipo de serie superior. Junto al equipo de seguridad, todos llevan climatizador, control de velocidad, sistema start & stop, pantalla táctil, ordenador de viaje y radio-CD con USB y bluetooth. Salvo el VW y el Mazda, añaden retrovisores plegables eléctricos y, a excepción del Ford, incluyen sensores de aparcamiento delante y atrás, botón de arranque y llantas de aleación de 17 pulgadas (16 el Mondeo). El Mazda tiene cámara trasera, tres años de garantía, uno más, y acceso sin llave, como el Peugeot, y el Ford incluye órdenes orales. Pero el 508 suma visión de datos en el parabrisas (head-up display) y al igual que el VW, lleva navegador y rueda de recambio normal.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no