Tecnología

El sistema antirrobo más pequeño del mercado

El dispositivo IGLA, compatible con el 99% de modelos del mercado, inhibe el arranque del vehículo y actúa también en caso de intento de secuestro.

coches mas robados

Los robos de coche son más habituales entre los modelos de más de 10 años. / GETTY IMAGES

Es el antirrobo más pequeño del mercado y no exige el corte de ningún cable para instalarlo, y resulta indetectable para los ladrones. Con datos de 2019, en España se producen unos 130.000 percances de robo, pero diez años antes eran 100.000 más, según datos de la iniciativa Estamos Seguros de la patronal de los seguros Unespa. A esta estadística colaboran productos como el sistema antirrobo IGLA, un producto digital compatible con el 99% de modelos del mercado y que no afecta a la garantía de los vehículos.

Se trata de un dispositivo que inhibe el arranque del vehículo, incorpora una alarma sonora y visual y, como opción, incluye la posibilidad de geolocalización del vehículo en tiempo real. Con presencia en más de 40 países, en España suma más de 6.000 instalaciones desde 2018, y terminará 2021 con más de 3.000 nuevos coches protegidos, y sin incidencias.

IGLA impide que el vehículo sea arrancado si el usuario del vehículo no lo autoriza (mediante una combinación de botones del propio vehículo, con una llave de presencia o con una aplicación móvil). Además, su alarma avisa de cualquier intento de remolcado o robo de llantas, así como de cualquier impacto o acto vandálico, o de un intento de forzado de puertas. 

¿De qué tipo de robos protege?

A la venta desde 490 euros, el sistema protege también del intento de arranque por medio del puerto OBD. En caso de que el coche esté en el taller, el dispositivo se puede desactivar parcialmente para que los operarios se conecten a este puerto y pongan en marcha el coche, pero la movilidad quedará limitada.

Si un usuario tiene un despiste o alguien cercano le roba el vehículo usando alguno de los tres mecanismos autorizados, el propietario aún así podrá bloquearlo desde el móvil en caso de que tenga instalado IGLA GPS.

Y si se produce un robo o un intento de secuestro a mano armada, el dispositivo también está diseñado para actuar. De hecho, cuando una de las puertas del vehículo se abre en marcha, el sistema se activa y solo se apagará introduciendo la secuencia programada. En caso contrario, pasados 300 metros, el cuadro de mandos comenzará a parpadear y el claxon a sonar de menor a mayor intensidad. Si no se introduce la secuencia, el vehículo se detendrá cuando baje de 10 km/h.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no