Tecnología

Los faros de tu coche tardan tres años en crearse

El trabajo que hay detrás de los grupos ópticos de cada modelo es largo e incluye pruebas de todo tipo.

faros coche

Los faros se prueban a temperaturas que oscilan entre los -40 y los 90 grados centígrados. / seat

Los faros son un elemento esencial del coche, capitales para la seguridad de la conducción tanto de noche, como es lógico, como de día, donde las luces diurnas ayudan a que otros vehículos nos vean. Por eso no extraña la cantidad de trabajo que llevan detrás.

En el caso de Seat, la marca española admite haber tardado nada menos que tres años en diseñar y desarrollar los grupos ópticos adecuados para el Seat Tarraco. Se trata de un proceso largo que ocurre en todos los coches y que implica la colaboración entre departamentos muy distintos. Carlos Elvira, responsable de Iluminación y Señalización, apunta que “la relación entre el departamento de Diseño y el nuestro es constante durante el desarrollo del proyecto. Traducimos en matemáticas las ideas estéticas”.

Lo primero, tras el diseño inicial, consiste en llevar a cabo simulaciones 3D del faro, unas 300 en total, para comprobar la viabilidad del modelo. Después se llevan a cabo las primeras pruebas físicas en las que se comprueba la distribución, homogeneidad e intensidad de la luz.

Para llevar a cabo las mediciones se utiliza un túnel óptico que permite reproducir con fidelidad las condiciones de la conducción nocturna. Un factor clave consiste en que, sea la circunstancia que sea, los faros no deslumbren a los conductores que se encuentren en la carretera, por lo que también se carga el coche con pesos (ya sean ocupantes o carga en el maletero) de hasta 350 kilos para ajustar el ángulo de luz.

Cada uno de los grupos están formados por 300 LED, que son un 50% más eficientes que los halógenos que se utilizaban antes, además de tener una durabilidad que ronda las 10.000 horas. También, dado su pequeño tamaño, han permitido innovar mucho más en cuanto a formas y diseño de los faros.

Por último, para asegurarse de que funcionan sin importar la circunstancia, los coches son llevados a lugares remotos del planeta para ser sometidos a temperaturas que oscilan entre los -40 y los 90 grados centígrados, donde recorren hasta 30.000 kilómetros.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no