El primer supereléctrico: un Volkswagen con 600 kilómetros de autonomía

La marca presenta en París el I.D., un modelo a pilas de corte futurista que rompe los límites de duración de las baterías. Se comercializará en 2020 a precios de Golf TDI.

El primer supereléctrico: un Volkswagen con 600 kilómetros de autonomía

Así es el Volkswagen I.D., el prototipo que puede revolucionar el sector de los eléctricos.

La movilidad eléctrica podría alcanzar a corto plazo magnitudes de revolución. Volkswagen va a presentar en el Salón de París (del 1 al 16 de octubre) el I.D., un nuevo modelo a pilas capaz de recorrer hasta 600 kilómetros con una carga de sus baterías.

El registro marca un hito tecnológico y abre la puerta a que estos automóviles sin emisiones puedan por fin afrontar viajes y cumplir como coche único familiar, eliminando de la realidad social el uso de carburantes de origen fósil y la contaminación asociada.

La propuesta se empezará a producir en serie en 2019 para salir a la venta en 2020. Y, si nadie se adelanta, se convertirá en el modelo eléctrico con mayor radio de acción del mercado: Volkswagen tiene previsto comercializarlo a precios de Golf TDI.

Presenta un diseño vanguardista, tendrá un tamaño similar al del Golf (4,25 metros de longitud) y ofrecerá una cabina y maletero muy amplios para sus dimensiones.

Para alcanzar los 600 kilómetros de autonomía, que resultan ya equiparables e incluso superiores a los que pueden lograrse con un automóvil de gasolina de ahora, el fabricante ha desarrollado una nueva base mecánica y estructura de carrocería, bautizada como MEB, que está concebida desde el principio para utilizarse en modelos eléctricos y que destaca, entre otros avances, por aportar mayor espacio interior y reducir notablemente el peso, que es uno de los pilares básicos del rendimiento.

El I.D. equipará un motor eléctrico de 170 CV y ofrecerá también prestaciones elevadas, no solo duración, porque la suma de su potencia y ligereza (se estima que rondará los 1.350 kilos) darán como resultado una respuesta al acelerador muy briosa.

El récord actual de autonomía para vehículos eléctricos comerciales lo ostenta Tesla con su berlina Model S, que homologa 502 kilómetros de duración (En Europa, según el ciclo NEDC). Pero lo consigue a base de incluir enormes módulos de baterías, que elevan tanto el precio (cuesta 90.000 euros) como el peso (2,2 toneladas).

Las tecnologías digitales y de conducción autónoma tendrán también un fuerte protagonismo en el I.D., porque Volkswagen anuncia que el coche podrá recibir paquetes cuando el conductor no se encuentre disponible (abrirá el maletero para que el repartidor deposite el envío) y que incluirá la función de piloto automático completo en 2025. Y, al activar este modo, el volante se sumergirá en el salpicadero, como en los coches futuristas de las películas.