El Pagani Huayra Roadster tiene 764 CV y es más ligero que el cupé

Pesa 80 kilos menos, aumenta su rigidez torsional y solo se fabricarán 100 unidades, a razón de 2.280.000 euros cada una, que ya se han agotado.

El Pagani Huayra Roadster tiene 764 CV y es más ligero que el cupé

Se ha colgado el cartel de 'agotado' incluso antes de mostrar el modelo.

Tras meses creando expectación, por fin sale a la luz el Pagani Huayra Roadster, un superdeportivo con el que la marca ha querido ir un paso más allá del simple “ofrecer una versión descapotada del modelo”.

Huelga decir que la base de la que partía el fabricante es excelente, pero esta versión descapotable busca diferenciarse de su hermano cupé en todas sus áreas. La primera, salta a la vista, es la estética. Aunque mantiene las armoniosas líneas generales que le caracterizan, cuenta con numerosos detalles distintivos. En el frontal, el apéndice del capó es más prominente, se alarga y corta la parrilla inferior que, por su parte, es más cuadriculada y luce un nuevo entramado. En la zaga el difusor es más voluminoso y los faros presentan los tres pilotos más recogidos.

Con el conjunto de la carrocería realizado en fibra de carbono vista (que puede ir tintada en diversos colores), la mayor diferencia es la ausencia de techo y, consecuentemente, de las características puertas estilo ‘alas de gaviota’. Para suplirlo, Pagani ofrece dos opciones: una capota de lona retráctil que se guarda en el maletero y un techo duro de carbono desmontable con una pieza de cristal en la zona central.

Hasta ahora, era un hecho que cualquier descapotable es más pesado que el cupé del que deriva, debido a la necesidad de instalar refuerzos para suplir la falta del techo duro y a los sistemas de la capota en cuestión. Pero el Pagani Huayra Roadster no solo mantiene el peso de su hermano, sino que es más ligero (concretamente 80 kilos) para marcar sobre la balanza 1.280 en seco. Además, también mejora su rigidez torsional y es capaz de soportar hasta 1,8 Gs de fuerza lateral.

En la zaga se puede ver su motor a través de la pequeña superficie acristalada, un bloque de origen Mercedes-AMG 6.0 V12 que entrega 764 CV y 1.000 Nm de par. Se combina con una caja de cambios automática de siete relaciones que trabaja en conjunto con un diferencial de deslizamiento limitado. Por el momento la marca no ha desvelado sus prestaciones.

La suspensión ha sido creada específicamente para el descapotable y está hecha en un nuevo tipo de aluminio que reduce un 25% el peso respecto a la del cupé. Los frenos son unos Brembo carbocerámicos con discos de 380 milímetros de diámetro para las cuatro ruedas, mordidos por pinzas de seis pistones delante y de cuatro detrás. Los neumáticos, creados en colaboración con Pirelli, son de 20 pulgadas en el eje delantero y de 21 en el trasero.

Solo se fabricarán 100 Pagani Huayra Roadster, todos ellos vendidos ya a un precio de 2.280.000 euros antes de impuestos.