Actualidad

Lo mucho que el automóvil debe a los caballos y los carruajes

El diseño, la mecánica, los equipamientos y hasta los nombres de las diferentes carrocerías, proceden de los carromatos de hace 300 años.

Lo mucho que el automóvil debe a los caballos y los carruajes

El primero de los nuevos eléctricos llegará en 2023, y el deportivo Mustang (foto) se espera que tenga también un derivado de baterías.

En plena era digital, con automóviles conectados a Internet, que circulan casi solos asistidos por potentes ordenadores y con mecánicas eléctricas y de hidrógeno que no producen emisiones, resulta chocante comprobar que la mayoría de diseños, conceptos técnicos y denominaciones del coche moderno, se utilizaban hace ya al menos tres siglos, cuando el transporte dependía de caballos y carruajes. Caballos como el icono que preside la parrilla del Ford Mustang, un homenaje a los mesteños andaluces, los primeros equinos que poblaron América llevados por los españoles y que, en libertad, formaron grandes manadas, indomables y salvajes.

La misma palabra coche, por ejemplo, proviene de un vehículo de caballos originario de Centroeuropa, muy utilizado desde el siglo XVI en la ciudad de Kocs (Hungría) y de la que adoptó su nombre. Se usaba generalmente como transporte colectivo, tenía bancos longitudinales a los lados, una capacidad de hasta ocho plazas y, por extensión, su apelativo pasó a definir este tipo de vehículos en otros idiomas, como el alemán (kutsche), el inglés (coach) o el español (coche).

Pero hay muchas más demostraciones de esta ancestral herencia, y algunas incluso con raíces ibéricas. Una muestra: cuando se quiere describir a un coche viejo e inútil se le tilda de tartana, que era un carromato de dos ruedas usado antaño en Cataluña como medio de transporte por los caminos pirenaicos. De dos ruedas y someramente protegidas por una bóveda de lona, las tartanas solían estar muy desvencijadas por el abrupto terreno por el que transitaban.

El primer automóvil con motor de combustión apareció hace más de 130 años, pero se diseñó a imagen y semejanza de aquellos precursores que eran arrastrados por animales. La función estructural del chasis, la articulación de las ruedas, el sistema de frenos por fricción, la dirección o la suspensión mediante elementos elásticos son conceptos que han cambiado, en la esencia de su diseño, muy poco desde entonces.

La ingeniería asociada, en cambio, se ha revolucionado por completo. Pero en los primeros automóviles, de hecho, la única diferencia que había entre unos y otros era la sustitución del caballo por un ingenio mecánico, que primero fue eléctrico (hacia 1830) y, unos 55 años después (en 1886), de combustión.

Pero aún hay más. Cuando se habla de automóviles, se mencionan habitualmente términos como carrocería, parabrisas, parasol, estribos, capota, salpicadero, maletero, llanta…  Y todos ellos son elementos que ya existían en los antiguos carruajes de tracción animal y que, salvando las distancias, cumplían las mismas funciones que desempeñan hoy.

Y lo mismo puede aplicarse a las diferentes clases de carrocerías que, de nuevo y por analogía, proceden de los hipomóviles, los carruajes tirados por caballos: berlina, limusina, break, cupé, cabriolet, spider, phaeton buggy. La denominación berlina, por ejemplo, procede de la ciudad alemana de Berlín, y la de cupé, por su parte, de la palabra francesa coupé, que significa cortado.

Pincha en la imagen posterior para conocer el origen, a menudo curioso, y la evolución de cada tipo de modelo.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no