Era cuestión de tiempo: en octubre ya se conocieron los primeros detalles y ahora por fin ha llegado la confirmación oficial: Ferrari fabricará un SUV y llegará bastante antes de lo esperado, a finales de 2019.

El movimiento puede resultar polémico y seguramente levantará ampollas entre los seguidores más puristas de la marca, pero se trata de algo lógico: los SUV dominan, la demanda de todocaminos de marcas premium no deja de crecer y lo mismo ocurre con las versiones de altas prestaciones. Ferrari entra en ese mercado, sencillamente, para no perder dinero.

Ejemplos hay muchos: Porsche ha triunfado con Cayenne y Macan, Bentley tiene el Bentayga, Lamborghini piensa duplicar sus ventas en 2018 con el Urus…, así que Ferrari también se sube al carro.

Ha sido el propio Sergio Marchionne, consejero delegado del Grupo Fiat, quien ha zanjado los rumores en el Salón de Detroit. En declaraciones a AutoExpress confirmó que llegará antes de lo previsto: “Probablemente a finales de 2019 o a principios de 2020. Vi el coche hace ocho días cuando estuve en Europa. Estamos trabajando en él, pero todavía no está terminado”.

Lógicamente es consciente de las susceptibilidades que levantará el proyecto y admite que “habría mucha gente incluso de fuera de Ferrari que iría a por mí si solo hiciera otro [SUV] más”. Por ese motivo, el modelo “lucirá como tenga que lucir un SUV de Ferrari”, pero “tendrá que conducirse como un Ferrari”.

Esto implica entrar directamente en el juego del más rápido del mundo. Marchionne apuntó al respecto: “Hasta ahora el SUV más rápido pertenece a Alfa Romeo y no creo que Ferrari tema a Alfa”. La cuestión es que para cuando llegue su todocamino ya estará en el mercado el Urus, quién sabe si una variante Performante de este o alguna evolución del Bentayga. Sea como fuera, la lucha está servida.

El ejecutivo de la marca italiana, por otra parte, tampoco ha descartado que Ferrari fabrique un supercoche eléctrico, otro sector ante el que los puristas muestran recelo, pero que tarde o temprano está destinado a convertirse en fundamental para la industria.